Comparte este artículo:

“¡Aléjate del televisor que se te daña la vista!”, o “¡No leas con tan poca luz, se te van a enfermar los ojos!”. Seguro que has oído estas advertencias, que de tanto repetirse llegan a convertirse en reglas, aunque la mayoría de las veces no tengan ningún fundamento. Para aclarar las cosas, vamos a revisar algunas creencias populares sobre los ojos y la vista, separar lo falso de lo cierto y  decirte lo que sí funciona para mantener tus ojos y tu visión ¡en buenas condiciones!

Quizá hayas escuchado más de una vez advertencias relacionadas al cuidado de tus ojos que, en realidad más que ayudar, estorban. Por ejemplo: ¿te han dicho alguna vez que si usas tus ojos demasiado, se desgastan? Esto no es cierto. Los ojos son para ver y mirar, ¡no se desgastan, úsalos cuanto quieras!

Para que puedas diferenciar entre un buen consejo y una creencia popular equivocada, a continuación encontrarás algunos de los mitos más comunes acerca del cuidado de tus ojos:

  • Se dice que leer con poca luz le hace daño a sus ojos. En realidad, esto provoca cansancio en la vista pero no es dañino para el ojo en sí. Sin embargo, es preferible buscar un lugar bien iluminado para leer, sobre todo cuando debes hacerlo durante varias horas, como en el caso de los estudiantes, o los que por razones de trabajo se pasan sentados mucho tiempo ante la computadora (u ordenador).  Lo ideal es poder leer o trabajar con suficiente luz natural. Si se utiliza luz artificial, ésta debe provenir del lado opuesto al que escribimos para evitar sombras sobre la página.
  • Se dice que usar una computadora o un monitor le hace daño a los ojos. Esto tampoco es cierto. Si  bien los monitores emiten rayos, éstos no son tan potentes como para provocar lesiones en la vista. Lo que sí es posible es que el monitor provoque fatiga visual o resequedad en los ojos, ya que al mantener la vista fija en la pantalla parpadeas menos. Para combatir la resequedad puedes utilizar lágrimas (gotas para los ojos) artificiales. Es importante, además, darle a los ojos cierto descanso. Cada media hora, deja de mirar la pantalla y observa algún objeto hacia lo lejos durante un par de minutos. Si estás cerca de una ventana, mira hacia afuera. Eso ayuda a cambiar el enfoque y a refrescar la vista.  Procura que la pantalla de la computadora esté situada a unos 40 a 50 cm (16 a 20 pulgadas) de distancia de los ojos y mantenla en posición paralela a tu cara.
  • Se dice que sentarse muy cerca del televisor es malo para los ojos. En realidad, no existe una prueba científica que indique que sea así. De todos modos, es preferible mantenerse a una distancia de no menos de 50 centímetros para mirar la televisión. En el caso de los niños, es posible que prefieran estar cerca del televisor porque, a diferencia de los adultos, tienen la posibilidad de enfocar los objetos más cercanos a sus ojos. Por eso también se acercan más a cualquier material de lectura, pero debes prestar atención a este hábito que debería ir cambiando a medida que crecen. Si continua, deberás consultarlo con un especialista, ya que puede ser síntoma de un problema en la vista denominado miopía.
  • Se dice que si necesitas anteojos es porque tus ojos no están saludables. Eso no es cierto. Se necesitan los anteojos para corregir un problema de la visión y por tanto, para poder funcionar y realizar las tareas diarias adecuadamente.
  • Se dice que no utilizar los anteojos adecuados daña los ojos. Esto puede ser verdad para algunas personas. Por ejemplo algunos niños pueden corregir ciertos problemas de la visión si usan anteojos y es muy importante que los usen por ese motivo. Los anteojos y los lentes correctivos se usan para mejorar la capacidad visual,  pero tus ojos no se dañarán ni más ni menos si los usas o no. Eso sí, sencillamente no podrás leer las letras de cierto tamaño, los objetos a cierta distancia, o verás las cosas fuera de foco (desenfocadas o borrosas).
  • Se dice que sólo es necesario hacerse exámenes de la vista si tienes problemas en la visión. ¡Esto es un error! Todas las personas deben hacerse un examen de la vista al menos una vez por año, aunque no tengan síntomas.
  • Se dice que no hace falta hacerse un examen de los ojos hasta que se cumplan 40 o 50 años. ¡Esto es un error! Si bien los ojos corren más riesgo de desarrollar problemas a medida que envejecemos, las enfermedades de los ojos pueden ocurrir en cualquier momento.
  • Se dice que si comes mucha zanahoria, tendrás ojos saludables y buena visión. Hay algo de cierto en esta afirmación. Es decir, lo que le hace bien a la vista es la vitamina A, en pequeñas cantidades, y las zanahorias la contienen. Pero no son el único alimento que puede proporcionártela. Una dieta bien balanceada contiene toda la vitamina A que cualquier persona necesita (por otro lado, consumir demasiada vitamina A puede ser dañino).

Ahora que sabes todo esto, anímate a compartir esta información para que tus familiares,  tus amigos y tus compañeros de trabajo también puedan cuidar sus ojos. Y la próxima vez que te digan que no hay nada que puedas hacer para evitar la pérdida de la visión, no dudes en responder: ¡Eso es un error! Los exámenes regulares y el uso de los lentes adecuados pueden ayudarte a proteger tus ojos y seguir viendo bien por más tiempo.

Imágen © iStockphoto.com / andipantz

Comentarios