Skip to main content

La semana pasada comenzamos a hablar de la narcolepsia, una enfermedad crónica del sueño, su diagnostico y lo que ocasiona. En esta columna hablaremos de los síntomas y el tratamiento.

¿Cuáles son los síntomas de la narcolepsia?

La narcolepsia puede presentarse con una variedad de síntomas que además también pueden tener grados de intensidad o de gravedad variables. Pero los principales son sobre todo dos: somnolencia diurna excesiva y cataplexia. También existen otros síntomas, como pueden ser las parálisis de sueño o las alucinaciones al dormirse o al despertar. Pero estos síntomas no son específicos y se ven en personas privadas de sueño”, añade el Dr. Gaig.

La somnolencia diurna excesiva consiste en que la persona con narcolepsia se duerme con facilidad, sobre todo en situaciones más pasivas en las que está relajado, pero incluso también en situaciones más activas, como trabajando. Hay una cierta idea generalizada de que la persona con narcolepsia se duerme de repente y no es posible despertarla, pero en realidad tienen una somnolencia muy parecida a la que pueden tener personas con apnea, que se puede quedar más o menos rápidamente dormido pero la persona se da cuenta y puede despertar. No se caen al sueño por un ataque de sueño”, explica el especialista.

Estas caídas que se asocian con la narcolepsia en realidad están relacionadas con el otro síntoma, la cataplexia, que a diferencia de los anteriores es exclusivo de la enfermedad y clave para su diagnóstico. La cataplexia son episodios en los que la persona pierde de forma brusca la fuerza y el tono muscular.

De forma típica estos ataques se producen por una emoción, sobre todo positiva, como una sorpresa o al reírse por un chiste. Si el ataque se produce en todo el cuerpo, es cuando la persona puede caer al suelo. Pero está totalmente despierta y en pocos segundos se recupera, siendo estos los ataque más aparatosos. También pueden presentarse de forma más leve, afectando a alguna parte del cuerpo solo, como la cara, el cuello o las piernas. Su frecuencia tampoco tiene porque ser diaria, sino que pueden ser más ocasionales”, continúa apuntado el Dr. Gaig.

De forma clásica la narcolepsia se subdividía en dos grupos precisamente atendiendo a la presencia o no cataplexia. Así, había una narcolepsia de tipo 1, cuando había estos ataques, y una narcolepsia de tipo 2, cuando no. Sin embargo, recientes investigaciones están poniendo cada vez más en duda esta subdivisión.

Cada vez más se está viendo que prácticamente todos los pacientes con narcolepsia tienen cataplexia, aunque esta pueda ser leve e infrecuente y a veces incluso aparecer al cabo de unos pocos años. Los casos de narcolepsia de tipo 2 se está viendo que son personas que tienen horarios de sueño irregulares y que duermen menos horas de las que necesitarían y esto les provoca la somnolencia”, puntualiza el neurólogo.

Una enfermedad sin tratamiento curativo

En la actualidad los únicos tratamientos que hay disponibles para las personas con narcolepsia están orientados a hacer más llevaderos sus síntomas. Se les recomienda una buena higiene de sueño e incluso dos o tres siestas muy cortas durante el día, que tienen un excelente resultado en el control de la somnolencia. Del mismo modo la cataplexia se trata tanto con oxibato sódico como con algunos antidepresivos a dosis bajas.

La investigación reciente está trabajando para poder desarrollar otros tratamientos más orientados a la raíz del problema. De igual manera que las personas con diabetes de tipo 1 se les administra insulina, una vía prometedora para la narcolepsia sería administrar hipocretina.

Este sería el tratamiento ideal y yo tengo la esperanza de que tengamos estos fármacos en un plazo medio de cinco a diez años. Lo mejor de todo sería poder generar de alguna forma las neuronas que han sido eliminadas, pero esto está muy lejos todavía y la opción más realista actualmente es la de buscar la forma de administrar esta hipocretina o un sustituto de ella”.

¿Puede empeorar otras enfermedades?

La narcolepsia es una enfermedad es en general una enfermedad estable que no se asocia con otras enfermedades neurológicas como pueden ser las demencias. Pero sí que puede haber otros problemas asociados con esta enfermedad. Puede haber por ejemplo un problema de sobrepeso. Con frecuencia las personas con narcolepsia ganan peso porque la hipocretina también regula el apetito y el metabolismo energético. Y al ganar peso, pueden aparecer otros problemas de sueño adicionales como la apnea” comenta el Dr. Gaig.

 

Por Miguel Ramudo
Copyright © 2022 Vida y Salud Media Group. Todos los Derechos Reservados.
Imagen: ©Pexels / Cup of Couple

Comentarios de nuestra comunidad