Comparte este artículo:

Un estudio desarrollado por investigadores australianos comprobó que los parques les dan a los niños más opciones para hacer ejercicio y actividades al aire libre y, de ese modo, ayudan a reducir el sedentarismo y el tiempo que los niños pasan frente al televisor, a la computadora o a los videojuegos. Aquí te contamos más detalles sobre este hallazgo.

¿Eres de los papás o mamás que les gusta que sus hijos/as se queden en casa porque le temes a los peligros que hay afuera? ¿Te la pasas inventando actividades para que se diviertan en la casa? Tal vez te verás limitado a la televisión, a la computadora y a los juegos de video y además, contribuirás a que tus hijos/as formen parte de las estadísticas:

Según la Kaiser Family Foundation, el niño promedio ve aproximadamente 3 horas de televisión por día y pasa 5 horas y media frente a la pantalla de distintos medios (televisión, video y DVD, videojuegos y computadora fuera del horario escolar).

Estas cifras van en contra de las recomendaciones de la Academia Estadounidense de Pediatría (American Academy of Pediatrics, AAP) que indican que los niños menores de 2 años no deben ver televisión y que los niños mayores de 2 años no deben ver más que 1 a 2 horas de programación de calidad por día.

Por eso, si lo que buscas es promover la actividad física o el ejercicio en tus hijo/as y los invitas a que siempre se queden en la casa, vas por el camino equivocado. Mejor, ¡sal al parque!

Los niños siempre quieren jugar y encontrar un lugar para correr y saltar sin parar, ¿no es cierto? Al respecto, un estudio reciente desarrollado por unos investigadores australianos encontró que los niños tienen más probabilidades de ser activos físicamente si cuentan con buenos parques y campos de juego en sus vecindarios.

Los autores del estudio, del Centro para la Investigación de la Actividad Física y la Nutrición de la Universidad Deakin, les pidieron a los padres de 171 niños de nueve años que dieran su opinión acerca de los espacios públicos al aire libre en sus vecindarios y que calcularan la cantidad de tiempo que pasaban sus hijos viendo la televisión, usando la computadora y jugando videojuegos.

La investigación encontró que, cuanto más satisfechos estaban los padres con la calidad de los parques y los campos de juego de sus vecindarios, menos tiempo pasaban sus hijos en actividades sedentarias como viendo televisión o usando la computadora.

Una buena manera de mantener a los niños activos es acompañándolos en sus actividades y divirtiéndose juntos. En general, los niños quieren jugar y pueden llegar a considerar todo como un juego mientras se sientan cómodos y la pasen bien.

Puedes aprovechar el tiempo de ir al parque para compartir con ellos y hacer de ese tiempo algo productivo. Por ejemplo:

  • Camina y conversa: en lugar de sentarse en una mesa para hacer la tarea o conversar sobre los nuevos compañeros del colegio, camina con tus hijos mientras practican ortografía, las tablas de multiplicar o geografía y comparten anécdotas del día. De paso estarán respirando un poco de aire y disfrutando la naturaleza.

Recuerda que hacer ejercicio al aire libre ayuda a los niños y niñas a:

  • Sentirse menos estresados
  • Sentirse mejor con ellos mismos
  • Estar más preparados para aprender en la escuela
  • Mantener un peso saludable
  • Desarrollar y mantener huesos, músculos y articulaciones sanos
  • Dormir mejor por las noches

Por supuesto, no te olvides de compartir con ellos el juego y la diversión en todo momento. Esto no sólo los mantendrá saludables sino que les ayudará a fortalecer el vínculo entre todos los miembros de la familia. Así que ¡todos al parque!

Imágen © iStockphoto.com / Aldo Murillo

 

Comentarios