Comparte este artículo:

El cáncer del seno es el cáncer más común en las mujeres tanto en los países desarrollados como en los que están en vías de desarrollo, de acuerdo a la Organización Mundial de la Salud, y su incidencia está aumentando. La detección temprana sigue siendo nuestra mejor arma. Octubre fue el Mes de Sensibilización sobre el Cáncer de Mama de la OMS. Durante el mes aprendimos varias cosas nuevas acerca de esta enfermedad. Aquí te informamos sobre algunas de estas novedades sobre su prevención y su tratamiento.

Las cifras actuales

En 2012 se habían diagnosticado 1.7 millones de casos nuevos ese año a nivel mundial de cáncer del seno. Esto, de acuerdo a la Organización Mundial de la Salud, representa el 12% de todos los cánceres nuevos y 25% de todos los cánceres en las mujeres.

Sólo en Estados Unidos 1 de cada 8 mujeres (alrededor del 12%) desarrollará cáncer de mama invasivo en el transcurso de su vida. Se estima que en 2016 se diagnosticarán 246,660 casos nuevos de cáncer invasivo del seno en este país con 61,000 casos nuevos de cáncer del seno no-invasivo (in-situ).

Se cree que la incidencia del cáncer del seno va en aumento a nivel mundial, en parte debido al aumento en la esperanza de vida, al aumento en la urbanización y a la adopción de estilos de vida occidentales.

Nuevas investigaciones

Constantemente hay investigación nueva para tratar de encontrar más información para la prevención y el tratamiento del cáncer del seno.

Entre las novedades en el área de la prevención, la grasa podría jugar un papel importante para combatir la enfermedad de acuerdo a investigaciones recientes por Michael Connor de York University y su grupo. Ellos han encontrado que el tejido adiposo (o sea, las células de grasa) producen más de 400 hormonas llamadas adipoquinas que terminan en el torrente circulatorio.

Estudiando a estas hormonas en roedores vieron una asociación entre el cáncer de mama o cáncer del seno y estas hormonas y piensan que puede suceder lo mismo en las personas obesas (con un índice de masa corporal o IMC alto) y las delgadas. Su estudio demuestra que el ejercicio vigoroso contrarresta y previene el efecto en el crecimiento del cáncer causado por la obesidad. Mencionan que desde hace tiempo se había asociado al cáncer del seno con la obesidad. Este estudio ayuda a entender la relación. Publicaron sus hallazgos en el Journal of Applied Physiology. Esto permite confirmar nuevamente la importancia del ejercicio y de evitar la obesidad en la prevención del cáncer del seno.

En cuanto al tratamiento, un examen de sangre que detecta cuando la forma más común del cáncer del seno se ha vuelto resistente a la terapia podría duplicar el tiempo que toma para que la enfermedad avance de 2 ½ meses a 6 meses, de acuerdo a un estudio reciente publicado en el Journal of Clinical Oncology. Unos investigadores en The Institute of Cancer Research en Londres y en The Royal Marsen NSH Foundation Trust a través de una biopsia líquida que detectan niveles bajos del ADN del cáncer en la sangre, pueden determinar qué mujeres no responderán bien a los tratamientos hormonales actuales y quienes obtendrán más beneficios de los medicamentos nuevos.

Lo que hace la prueba es detectar mutaciones en un gen llamado ESR1, eso les indica que los receptores para el estrógeno (que es la hormona femenina) en las células cancerígenas, que normalmente están dirigidas por el estrógeno ya no lo necesitan para seguir funcionando, lo que significa que los tratamientos hormonales que bloquean la producción de estrógeno ya no serán efectivos.

El hacer este examen y comprobar si las pacientes tienen la mutación ESR1 o no, permite a los médicos separarlas en dos grupos y así darles el tratamiento que será más efectivo.

Prevención y detección temprana

Desde luego, lo mejor es la prevención y la detección temprana. No te olvides de hacerte tus revisiones regulares, tus mamografías y, si notas cualquier cambio en tus senos y/o tienes dudas, consulta a tu médico. Tu seguro médico debe cubrir los exámenes de detección.

Si aún no tienes seguro médico y te preocupa el costo, recuerda que quizá califiques en alguna de las opciones de cobertura médica para las personas de bajos ingresos como Medi-Cal o Medicaid. Puedes obtener información en una de las agencias de departamentos humanos de tu localidad. Si vives en California puedes obtener información en www.CoveredCalifornia.com/es. En el resto del país visita https://www.cuidadodesalud.gov/es/.

También puedes visitar el intercambio de seguros médicos de tu estado. En California puedes ir a www.CoveredCA.com/es o llamar al 1-800-300-0213. Los centros comunitarios de salud en tu comunidad podrían ayudarte a tener acceso a servicios médicos si no calificas para un programa de cobertura de salud, en California podrías encontrar un centro de salud en www.californiahealthplus.com.

 

Imagen © iStock / Andrei Orlov

Comentarios