Comparte este artículo:

Cuando compras pañales para tu bebé, ¿has pensado en los pañales de tela? Sí, esos pañales que usaban las abuelas o las tatarabuelas siguen utilizándose en nuestro tiempo, y todavía le dan la pelea a los pañales desechables. ¿Cuál es mejor? Entérate de qué pasa en el debate entre los pañales de tela y los pañales desechables.

Si crees que los pañales de tela son cosa del pasado, te sorprenderá saber que todavía existen padres que los prefieren a los desechables, por varias razones.

Los padres “ecológicos” quieren proteger el medio ambiente de las montañas de pañales desechables que se tiran diariamente a los basureros. Los padres “económicos” que quieren ahorrar o simplemente no pueden gastar tanto dinero a la semana en pañales desechables y prefieren la opción de las abuelas, más económicas e igualmente efectivas. Y los padres “naturales” prefieren que la piel de su bebé esté en contacto con algodón natural y no con materiales sintéticos, que además fueron producidos con químicos.

¿Tienen razón estos padres? En cierta medida, sí. Evidentemente los pañales de tela son más económicos que los desechables, pues son reutilizables y no necesitas comprar tantos. También es cierto que al producir los pañales desechables se usa cloro para blanquearlos, el cual después se convierte en dioxinas tóxicas y contaminantes.

Pero no siempre los pañales de tela son los “buenos” de la película y los pañales desechables los “malos”. Aunque los de tela también son efectivos para retener los deshechos de tu bebé, los pañales desechables son más absorbentes y mantienen a tu bebé seco por más tiempo, ayudando a prevenir el “salpullido del pañal” (algunos doctores lo llaman “dermatitis de pañal”) que es una irritación o erupción en la piel de tu bebé. Además, los pañales desechables son más prácticos, especialmente para los padres que trabajan y no tienen tanto tiempo para lavar pañales de tela.

Y por otro lado, el debate ecológico es largo y aún no existe una conclusión sobre el impacto ambiental de los pañales. Reutilizar los pañales de tela definitivamente contamina mucho menos que sumar diariamente 5 o 10 pañales desechables hechos de plásticos no bio-degradables a los basureros del mundo. Además, se usan más recursos naturales y materias primas para producir los pañales desechables que los de tela.

Sin embargo, eso no significa que los pañales de tela no contaminen nada, pues para mantenerlos limpios y seguros para tu hijo, debes lavarlos frecuentemente usando grandes cantidades de agua y jabón, y gastar electricidad si usas la lavadora y la secadora. Además, algunos pediatras recomiendan hervirlos durante 15 minutos o lavarlos dos veces para matar y eliminar los gérmenes y los residuos de jabón que puedan irritar la piel de tu bebé.

Para terminar con este debate, actualmente existen otras opciones de pañales, aunque no son tan comunes:

  • Pañales biodegradables
  • Pañales híbridos, con tela por fuera y material desechable y biodegradable por dentro
  • Pañales desechables ecológicos que fueron producidos sin cloro
  • Pañales orgánicos, hechos con algodón que no recibió pesticidas al cultivarse

Las opciones existen, la decisión es tuya. Muchos pediatras dicen que lo más importante no es el tipo de pañal, sino que cambies a tu bebé frecuentemente y lo mantengas seco y aseado para evitar el salpullido del pañal.

Habla con tu pediatra, él o ella te podrá aconsejar mejor qué le conviene más a tu bebé.

Imagen © Thinkstock / WebSubstance

Actualización de un artículo originalmente publicado en el 2009.

Comentarios