Comparte este artículo:

Cuando vas a un salón de belleza para arreglarte las uñas de las manos y de los pies, generalmente te fijas que el salón esté cerca, que sea lindo, que tenga buenos precios o que te atiendan rápido. Pero, ¿alguna vez te has preguntado si el salón es saludable para tus uñas? Sigue leyendo para que te enteres porqué es importante hacerte esta pregunta.

¡Cuántas cosas hacemos con las uñas! Nos rascamos la piel, le hacemos cosquillas a nuestros hijos, golpeamos sobre la mesa para apurar a alguien, raspamos el precio de un regalo y pelamos la cáscara de un huevo. Y a veces podemos pensar que, al ser tan duras, son invencibles. Pero no es así. Las uñas de nuestras manos y nuestros pies pueden ser muy sensibles a los hongos y a otras enfermedades. Especialmente cuando entran en contacto con materiales que las cortan y perfilan, como en los salones de belleza.

Cuando te haces el pedicure (la pedicura) o el manicure (la manicura), te cortan las uñas y la cutícula, te las liman, y te cortan los pedacitos de piel levantados alrededor de la uña (“padrastros” o pellejos). En todo ese proceso te están cortando la piel. Algunas veces puedes sangrar o la piel bajo tus uñas se puede exponer un poco (como cuando te las cortan muy bajitas). Pero ese es sólo parte del problema, ya que pueden predisponerte a que desarrolles una infección como la paroniquia o la dermatofitosis (tiña).

También es preocupante que para hacértelo están usando instrumentos compartidos con otras personas, pues evidentemente tú no eres el único cliente del salón de belleza. Eso significa que esos instrumentos han estado en contacto con la piel y probablemente la sangre de otros clientes, y si no los desinfectan adecuadamente pueden esparcir hongos, bacterias y enfermedades fácilmente.

¿Ahora sí te preocupaste? No es para menos. Afortunadamente muchos salones de belleza están conscientes de este problema y tienen normas de higiene y de desinfección estrictas, especialmente con los instrumentos para manicure y pedicure. Pero no todos son así. Y por eso es importante que tú misma te encargues de elegir un salón saludable para tus uñas. ¿Cómo?

  • Lo primero que puedes ver a la hora de elegir es que el salón esté aseado, organizado y bien ventilado. Claves para evitar hongos y bacterias
  • Averigua si el salón tiene licencia para funcionar, pues eso garantiza que cumpla con las normas de sanidad exigidas por las autoridades. Esto es importante pues hay suciedad que, aunque no se ve por encima, puede estar presente y afectar tus uñas
  • También pregunta si la manicurista está calificada (tiene un título) y si tiene licencia, pues eso garantiza un trabajo de calidad
  • Pregunta si los instrumentos han sido esterilizados debidamente para garantizar que estén libres de hongos y bacterias de clientes anteriores.
  • Tanto tú como la manicurista deben lavarse las manos con jabón antibacteriano antes de iniciar el proceso
  • Cuando te den el tazón con el agua y el jabón para remojar las manos o los pies, cerciórate que sea agua limpia recién preparada para ti
  • Si deseas, puedes llevar al salón de belleza tu propio cortaúñas y los otros instrumentos
  • Pide que no te corten las uñas muy bajitas, pues cuando se destapa la piel que se encuentra debajo puede producirse una infección fácilmente
  • Las uñas postizas son generalmente seguras para tus uñas, pero cuando se desprenden o no las cambias durante mucho tiempo, proporcionan el ambiente perfecto (cubierto, húmedo y cálido) para que se generen hongos en tus uñas. Además, cuando te las ponen con instrumentos poco higiénicos, también estás en riesgo. Pídele a tu manicurista que los instrumentos que use para esto también estén esterilizados, que te las ponga bien y que te avise cuál es el tiempo prudente para reemplazarlas por unas nuevas.
  • El manicure con gel tiene sus riesgos. Entérate en nuestro artículo sobre el tema haciendo clic aquí.

Si eres de las que prefiere arreglarse las uñas en casa, eso no es excusa para no seguir las mismas reglas. Asegúrate de que tus propios instrumentos estén desinfectados y guárdalos en un lugar seco y limpio. ¡Así podrás lucir uñas hermosas y saludables siempre!

Imagen © iStock / gilaxia

Comentarios