Un equipo internacional de investigación dirigido por oncólogos de la Mayo Clinic descubrió una nueva manera de identificar y posiblemente detener el avance de muchos tipos de cáncer en etapa terminal, entre ellos, de vejiga, sangre, huesos, cerebro, pulmón y riñón.

El presente estudio de medicina de precisión se publicó por Internet en el medio profesional Oncogene y se enfoca en el cáncer de riñón y sus metástasis. Los últimos estudios sobre la misma huella epigenómica en otros tipos de cáncer plantean una vía común que podría mejorar el diagnóstico y el tratamiento de la enfermedad avanzada en una amplia variedad de tipos de cáncer.

“Imagine que el cáncer terminal es como un vehículo incontrolado… la mayoría de fármacos existentes intentan disparar a una u otra llanta, pero no siempre atinan y por eso generalmente no se lo puede detener por completo”, explica el Dr. Thai Ho, oncólogo de la Mayo Clinic y autor principal del estudio. “Creemos que hemos descubierto un mecanismo que captura la máquina biológica del cáncer, lo que podría detenerlo en pleno camino”.

El nuevo método apunta hacia la huella epigenómica de las metástasis, en la que el cuerpo generalmente malinterpreta un mapa genético sano y produce células tóxicas que entran en conflicto con las funciones normales del organismo.

El Dr. Ho y sus colegas se encuentran actualmente validando un análisis basado en esa huella epigenómica recién identificada, llamada pérdida de H3K36me3, que podría ayudar a los médicos a identificar el cáncer más agresivo y a descubrir el mejor fármaco para cada paciente a fin de personalizar todavía más la atención médica.

“Este documento es el primer informe existente sobre la traducción de esta huella en los tejidos de los pacientes, y actualmente se realizan esfuerzos por ampliarlo a otros tumores, más allá del cáncer de riñón”, acota el Dr. Ho.

El análisis y el posible tratamiento se basan en una disciplina naciente de la investigación médica llamada epigenómica, que consiste en un complejo proceso biológico mediante el cual cada célula lee su mapa genético para determinar en qué tipo de tejido se convertirá.

El Dr. Ho ofrece el ejemplo de las abejas como uno de los más austeros casos de cómo la epigenómica afecta el funcionamiento celular y el destino del organismo.

Durante sus vidas, las abejas de una colmena comparten la misma secuencia de ADN, pero algunas se convierten en zánganos, mientras que otras en obreras femeninas estériles o hasta en reinas. Mucho de esa diferenciación puede atribuirse a la epigenómica, dice el Dr. Ho.

Al alimentar a la larva de abeja con copiosas cantidades de una secreción muy nutritiva, llamada jalea real, la larva termina por desarrollarse en reina. Se cree que las sustancias químicas presentes en la jalea real, pero no en el néctar ni en el polen, activan partes completamente diferentes del mismo genoma de las abejas, convirtiendo una larva en reina, mientras que las otras, como las obreras y los zánganos, son de mucho menor tamaño y tienen menos tiempo de vida. De manera similar, el cáncer suele subvertir los mecanismos epigenómicos normales de la célula para tornarla más agresiva.

El estudio representa un esfuerzo colaborado del Centro de Mayo Clinic para Medicina Personalizada, que abarca a las tres sedes de Mayo: Mayo Clinic en Arizona, Mayo Clinic en Florida, y Mayo Clinic en Minnesota. Además, en este estudio de dos años contribuyeron científicos y médicos del Centro Oncológico MD Anderson, de la Universidad A&M de Texas, de la Escuela de Medicina de Baylor, del Instituto de Investigación Van Andel y del Centro Oncológico Nacional de Singapúr.

El financiamiento provino de los Institutos Nacionales de Salud, del Centro de la Mayo Clinic para Medicina Individualizada y de los generosos benefactores de la Mayo Clinic.

Otros coautores del estudio son: la Dra. In Young Park y la Dra. Cheryl Walker de la Universidad A&M de Texas; el Dr. Hao Zhao, el Dr. Pan Tong, Anh Hoang, el Dr. Pheroze Tamboli, Wei Qiao, el Dr. Nizar Tannir, el Dr. Jing Wang, el Dr. Mien-Chie Hung y el Dr. Eric Jonasch del Centro Oncológico MD Anderson; Karl Dykema del Instituto de Investigación Van Andel; el Dr. Bin Tean Teh del Instituto de Investigación Van Andel y del Centro Oncológico Nacional de Singapore; el Dr. Federico Monzón de la Escuela de Medicina de Baylor; así como la Dra. Mia Champion, el Dr. Huihuang Yan, el Dr. Alexander Parker, el Dr. Richard Joseph, el Dr. Erik Castle y el Dr. Rafael Núñez Nateras de la Mayo Clinic.

 

mayo_clinic__logo

Para más información de la Mayo Clinic haga clic en el logotipo:

Copyright © 2015 por Mayo Clinic.  Todos los derechos reservados. 

Imagen © Thinkstock / wildpixel

Comentarios