Comparte este artículo:

© iStockphoto.com / Carmen Martínez Banús

Llegó el momento de que tus hijos(as) vuelvan a la escuela. Es el fin de las vacaciones de verano y ahora todo vuelve a la normalidad. Tal vez tengas sentimientos encontrados: por una parte te da nostalgia que se haya terminado la diversión en familia, pero por otra parte, estás feliz de que ahora los chicos van a volver a estudiar y tú vas a poder dedicarte a lo tuyo. Igual, volver a la escuela exige algo de preparación. Así que el final de las vacaciones sirve para planear este nuevo año escolar.

A los chicos, volver a la escuela les cuesta trabajo. Yo misma recuerdo que a mi amiga le daba un dolor en la panza cada vez que se acercaba el final de las vacaciones. ¡Es triste! Los días largos y llenos de diversión y amigos, se acercan a su  fin. Ahora, lo que se ve en el futuro de tus hijos(as) son horarios, tareas, obligaciones. Pero de todas formas, es algo emocionante. Al fin y al cabo se van a encontrar con muchos amigos todos los días y van a aprender cosas nuevas y a divertirse.

El impacto emocional que trae el regreso a clases, puede ser una excelente ocasión para que hables con tus hijos sobre varios aspectos, que van desde la salud emocional y física hasta su seguridad.

Por el hecho de regresar a la escuela estarán rodeados constantemente de otros niños de su edad y estarán más propenso a contagiarse de enfermedades. Para prevenir esto, enséñales a toser y estornudar en un pañuelo o sobre la parte interna del codo si no hay un pañuelo a su disposición. Háblales de que todavía existe la epidemia de gripe H1N1 y es muy importante lavarse las manos y limpiar sus útiles escolares cuando los comparten con otros niños de su clase.

  • Los días previos al regreso a clases, revisa que tu hijo(a) tenga todas las vacunas al día. Esto ayudará a prevenir el contagio de enfermedades. Haz una cita con el pediatra para que le haga un examen físico completo que incluya la vista y el oído. Así, si tu hijo(a) necesita gafas podrá recetárselas antes de que empiecen las clases.
  • Es importante que elijas junto con tu hijo(a) una mochila que sea cómoda para que lleve todas sus útiles escolares. Las que tienen tirantes y respaldo acojinados o acolchonados son excelentes para evitar que el peso afecte demasiado la espalda y los hombros. Puedes considera una mochila con ruedas, pero recuerda que éstas tienen que cargarse para subir y bajar escaleras. Cuando empaques sus útiles escolares en la mochila, utiliza todos los compartimientos para distribuir bien el peso, ubicando lo más pesado en el centro. Dile que use siempre los dos tirantes, de lo contrario, el cargar la mochila en un solo hombro puede ocasionarle un esguince.
  • Haz que tus hijos se memoricen la dirección de casa y el número telefónico donde te pueden localizar en caso de que lo necesiten.
  • Recuérdales que no deben hablar con extraños ni subirse al auto de ninguna persona que no conozcan.
  • Háblales de la importancia de ser amables con los demás, de estar dispuestos a hacer nuevos amigos y también, de cómo lidiar con los chicos que los asechan y son molestos en la escuela.

Por último, busca un momento tranquilo para hablar con tus hijos(as) acerca de la importancia del regreso a clases: van a aprender más, van a lograr muchas cosas, a relacionarse con antiguos y nuevos amigos y divertirse mucho. La ansiedad es algo pasajero y normal que se presenta como consecuencia de la expectativa que crea lo nuevo. Pero ¡lo nuevo es emocionante! Anímalos y apóyalos en su regreso a la escuela.

Comentarios