Comparte este artículo:

¿Estás entre los millones de personas que toman este tipo de medicamentos para combatir la osteoporosis? Si es así, y muy especialmente como mujer, te conviene conocer sus beneficios y riesgos a largo plazo, y cuánto tiempo es estrictamente necesario que prolongues su uso.

La osteoporosis es una enfermedad que debilita los huesos, los hace frágiles y aumenta el riesgo de que se fracturen (se rompan). Aunque afecta a ambos sexos, es más frecuente entre las mujeres debido a los profundos cambios hormonales que ocurren en su cuerpo durante la menopausia. Para combatir la osteoporosis, desde 1995 los médicos han usado con éxito un grupo de  medicamentos llamados biofosfonatos.

Los que se recetan con más comúnmente son algunos que se conocen con los siguientes nombres: Fosamax (alendronate), Actonel (risendronate) , Atelvia (risendronate) y Boniva (ibandronate). Por cierto, los nombres que están en paréntesis son sus nombres genéricos. Pero de acuerdo a un estudio reciente, se necesitan más investigaciones para determinar sus beneficios y riesgos a largo plazo.

Unos investigadores de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA por sus siglas en inglés) han hecho una revisión de los estudios que miden la efectividad de los biofosfonatos (publicada en la edición de mayo de la publicación The New England Journal of Medicine), observando con atención sus beneficios a largo plazo. Este estudio demuestra que algunos pacientes pueden dejar de usarlos tras haberlos tomado de tres a cinco años, y seguir beneficiándose de sus efectos.

Es indiscutible que los biofosfonatos funcionan, pero falta por conocer el período de tiempo óptimo para maximizar su efectividad y minimizar los riesgos potenciales en cada paciente. Se requieren más investigaciones para determinar el riesgo de fractura después que el paciente interrumpe el tratamiento, y para saber si retomarlo le resulta beneficioso. Los estudios sugieren que los pacientes con un bajo riesgo de fracturas (los más jóvenes sin antecedentes de fracturas y con una densidad mineral ósea cerca de lo normal) son buenos candidatos para descontinuar el tratamiento con los biofosfonatos después de tres o cinco años. Mientras que los pacientes con mayor riesgo de fractura (los de más edad, con antecedentes de fracturas y una densidad mineral ósea que están en un nivel de osteoporosis) probablemente se benefician de continuar el tratamiento.

Cómo funcionan estos medicamentos.

Los huesos en general están en un proceso continuo de remodelación, mediante desintegración y formación ósea. La pérdida de hueso relacionada con la osteoporosis ocurre cuando la desintegración es mayor que la formación. Los biofosfonatos disminuyen la desintegración, lo que hace más lenta la pérdida de hueso. Durante el tratamiento, los biofosfonatos se convierten en parte del hueso que se forma recientemente y permanecen allí por años, a través de varios ciclos de desintegración y formación. De ese modo, los pacientes continúan recibiendo los beneficios del medicamento por bastante tiempo después de haber dejado de tomarlo.

En estos estudios se comprobó que los biofosfonatos son muy efectivos para proteger los huesos de las fracturas en ensayos clínicos de tres a cuatro años de duración, pero no se conoce todavía si los beneficios para disminuir el riesgo de fracturas se prolongan más allá de ese tiempo.

Cuidado, también hay peligros.

La etiqueta de los biofosfonatos desde 2002 lleva una advertencia sobre el deterioro severo de los huesos de la mandíbula (osteonecrosis de la mandíbula), que es poco común. También en octubre del 2010, la FDA advirtió a los pacientes y a los profesionales de la salud acerca del ligero aumento del riesgo de las fracturas del hueso del fémur (que son raras), y ordenó a los fabricantes que incluyeran la advertencia en las etiquetas y en las guías de seguridad de los medicamentos. Además, la FDA continúa evaluando la posible relación de los biofosfonatos con el cáncer del esófago. Debido a esos riesgos, se continúan haciendo estudios y siempre se consideran los riesgos y los beneficios en cuanto al tiempo que se deben dar los medicamentos.

Entonces, ¿qué debes hacer?

La decisión de continuar o no el tratamiento debe basarse en tu caso particular, tus riesgos y los posibles beneficios de tomar este medicamento y tu preferencia personal después de hablar con tu médico. Si estás tomando biofosfonatos:

  • Habla con tu médico sobre si debes o no continuar la terapia. Cualquiera que sea tu decisión, reevalúala periódicamente.
  • No dejes de tomar este medicamento (ni ningún otro recetado por el médico) por tu cuenta. Si tomas la decisión de interrumpir el tratamiento, consulta con tu doctor.
  • Habla con tu médico si notas un dolor nuevo e intenso en la cadera o el muslo, si notas efectos secundarios o si por cualquier motivo tienes dudas sobre el medicamento.

Además de los medicamentos como los bifosfonatos habla con habla con tu médico acerca de si hay otras maneras de reducir tus probabilidades de sufrir de osteoporosis. Aunque el riesgo varía según la edad, la raza, los antecedentes familiares y el estilo de vida del paciente. La respuesta es sí. Existen varias maneras generales de reducir el riesgo y aquí tienes algunas:

  • Asegúrate de recibir una cantidad adecuada de calcio y de vitamina D a través de los alimentos (a veces si el nivel de vitamina D en tu sangre es muy bajo, tu médico te puede recomendar un suplemento de vitamina D).
  • Manténte físicamente activo(a). Camina, trota, salta la cuerda, ve a esquiar, haz ejercicio regularmente (incluyendo los ejercicios con pesas).
  • No fumes.
  • Limita tu consumo de alcohol.

Todas las personas pueden reducir su riesgo de sufrir osteoporosis si siguen estos consejos, pero especialmente si eres mujer debes realizar un esfuerzo extra: recuerda que esta condición afecta más a las personas de tu sexo y sobre todo, si han llegado ya a los 50.  Si ya te encuentras en tratamiento con biofosfonatos, recuerda mantener una estrecha comunicación con tu médico y evaluar sus beneficios y riesgos intermitentemente.

 

Imagen © iStock / David Marchal

 

Comentarios