Comparte este artículo:

Independientemente de cómo decidas corregir o conservar a tu visión, es importante saber de entrada que el desafío de proteger tus ojos de los peligros físicos se puede solucionar casi por completo con los lentes de hoy en día.

Peligro 1: Los golpes

Si trabajas en un ambiente peligroso como una zona de construcción o un taller, o practicas juegos de pelota o haces deportes de alto riesgo − es imprescindible que uses anteojos fuertes y resistentes a los golpes. Esto es de especial importancia al considerar una protección de los ojos tanto para los niños como para los adultos.

¿Sabías que…?

  • Casi la mitad de las lesiones traumáticas a los ojos se relacionan con los juegos de pelota
  • El 45% de estas ocurren en niños menores de 14
  • El 90% de las lesiones se pueden evitar

El policarbonato es un material que se utiliza para fabricar lentes resistentes a los golpes, y cuando se combina con materiales de armazones fuertes, ofrece una formidable protección visual.

Hay otros peligros que no son tan obvios.  Por ejemplo, los causados por la luz solar, como los rayos ultravioletas (UV) y el resplandor (luminosidad intensa). Es igual de importante proteger tus ojos de estos elementos que no solo son molestos, sino peligrosos para tu vista.

Peligro 2: Los rayos UV

Todos los días — soleados o nublados, de la primavera al invierno — te expones a rayos ultravioletas perjudiciales. Puedes no darte cuenta de ellos, pero están allí.  La radiación UV es invisible, pero dañina.

¿Sabías que…?

  • La luz UV del sol puede “quemar” la superficie ocular y producir en el ojo tumores benignos de coloración amarillenta
  • La exposición prolongada a la nociva radiación UVA y UVB puede contribuir con el tiempo al desarrollo de graves afecciones o enfermedades de la vista asociadas a la edad
  • Estas enfermedades incluyen cataratas y degeneración macular, la principal causa de ceguera en la gente mayor de 60
  • Solamente los materiales o tratamientos de los lentes que proporcionen protección absoluta tanto contra los rayos UVA como UVB protegen totalmente a tus ojos de los nocivos rayos del sol. Exije 100% de protección UV siempre que te hagas anteojos nuevos o que compres gafas para el sol.

Peligro 3: El deslumbramiento

El deslumbramiento es un exceso perturbador y a veces peligroso de luz intensa, y puede producirse de día o de noche. Este resplandor puede ocasionar estrabismo, fatiga ocular y, en casos extremos, hasta ceguera transitoria.

¿Sabías que…?

Los tratamientos anti-reflejo (AR) están disponibles para muchos productos de lentes y su finalidad es ayudar a proteger tus ojos. Los tratamientos AR tienen comprobada eficacia en reducir significativamente el resplandor y aumentar a su vez el confort visual.

¿Lo mejor de todo? Todos los tipos de tratamientos y materiales de lentes que hemos mencionado, además de otros como los lentes fotosensibles y polarizados, frecuentemente pueden incorporarse en un solo par de lentes para una máxima versatilidad y protección de tu vista.

 

Imagen © iStock / themacx

Comentarios