Comparte este artículo:

Claro que sí puedes. Pero… ¿realmente lo necesitas? Esa es la pregunta clave a la hora de decidirte entre dar pecho o usar el biberón con leche de fórmula para alimentar a tu bebé. En Vida y Salud te damos información para que puedas tomar tu decisión más fácilmente.

La decisión entre alimentar a tu bebé con leche materna o con leche de fórmula depende exclusivamente de ti y de tu pareja. Aunque la leche materna es el alimento ideal para cualquier bebé, hay muchas razones que te pueden llevar a considerar usar la leche de fórmula en vez de amamantar.

Si estás teniendo problemas para producir leche materna o te están doliendo los senos, no te desesperes. Durante los primeros días después del parto es muy común que tu producción sea lenta y que duelan los pezones. Pero esto dura poco, mientras tu bebé aprende a succionar mejor, sin hacerte daño, y al succionar estimula la producción de leche.

Si definitivamente no puedes dar pecho porque no produces nada de leche, no te sientas culpable. Para eso existe la leche de fórmula.

¿Es la leche de fórmula un buen alimento para los bebés?

Sí. Se ha demostrado que la leche de fórmula es un buen reemplazo de la leche materna pues tiene todos los nutrientes y las calorías necesarios para alimentar a tu bebé adecuadamente. Lo único que la leche de fórmula nunca podrá proporcionar son los anticuerpos que contiene la leche materna que ayudan a que tu bebé combata varias de las infecciones y algunas de las enfermedades, pero éstos se pueden adquirir de otras formas.

Algunas madres no quieren dejar de dar pecho, pero quieren combinarlo con el biberón, ya sea porque no producen la suficiente leche materna o porque deben volver al trabajo y no pueden usar extractores de leche. Si eres una de estas mamás, puedes hacerlo pues la leche de fórmula es un buen complemento alimenticio de la leche materna.

Pero no es así de fácil. Para que tengas éxito, debes primero afianzar el dar pecho e ir usando el biberón poco a poco. Si le das el biberón antes de que se haya acostumbrado a tu seno, va a ser muy difícil que él vuelva a aceptar que le des pecho. Por otro lado, entre más tiempo tardes sin dar pecho, tu producción de leche se va reduciendo hasta parar del todo. Además, cuando lo alimentas con el biberón es importante que sigas el mismo ritual de alimentación que cuando le das pecho, pues tu bebé no sólo necesita la leche sino también estar cerca de ti, es su forma de comunicarse contigo y sentirse protegido.

Si tienes leche materna y puedes dar pecho, esa será siempre la mejor opción para alimentar a tu hijo y, además, tiene beneficios para tu propia salud. Pero si definitivamente necesitas usar la leche de fórmula, puedes estar tranquila y confiar en que también es un excelente alimento para tu bebé.

 

Imagen © iStock / Topalov Djura

Comentarios