Comparte este artículo:

Con tanta información en las noticias acerca de las infecciones provocadas por el SARM que se contraen en las escuelas, los padres están preocupados. Aquí te ofrecemos algunos datos útiles.

Según los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention -CDC), la mayoría de las infecciones causadas por el SARM (MRSA, por sus siglas en inglés), o Staphylococcus aureus resistente a la metilicina, que se contraen en la comunidad son infecciones de la piel que pueden manifestarse en forma de pústulas o forúnculos que generalmente son rojos, abultados y dolorosos, o presentan pus u otro tipo de supuración. Normalmente, estas infecciones de la piel se producen en zonas en las que hay heridas o raspaduras, y en zonas del cuerpo cubiertas de vello.

  • Si bien los casos graves de la enfermedad conocida como SARM siguen estando relacionados, en su mayoría, con contactos en hospitales y centros de atención médica, las infecciones contraídas fuera de dichos ambientes son cada vez mayores.
  • Por lo general, el SARM se transmite mediante contacto directo de piel a piel, o contacto con objetos o superficies con los que haya entrado en contacto una persona enferma (por ejemplo, toallas sucias, vendajes usados). Por lo que mantener una buena higiene personal como la desinfección de los objetos y superficies son importantes para prevenir la propagación del SARM.

La higiene en el ambiente escolar

Los CDC ha hecho recomendaciones para mantener una buena higiene en las escuela y para ayudar a prevenir la propagación del SARM:

  • Mantén tus manos limpias lavándolas con agua y jabón o con un sanitizante para manos a base de alcohol. Bañate inmediatamente después de hacer ejercicio.
  • Cubre las lastimaduras de tu piel, tales como heridas o cortes, con una gasa limpia y seca seca hasta que hayan sanado.
  • Evita compartir objetos de uso personal que entran en contacto con la piel desnuda (rasuradoras, toallas). Utiliza una barrera (por ejemplo, alguna prenda o una toalla) entre tu piel y el equipo compartido, por ejemplo los bancos para hacer ejercicio.
  • Establece prácticas de limpieza para tratar las superficies de uso frecuente y las que entran en contacto directo con la piel de las personas.

Imágen © iStockphoto.com / ksass

Comentarios