Comparte este artículo:

El Virus de Inmunodeficiencia Humana, mejor conocido como VIH, es una enfermedad potencialmente mortal que afecta a un estimado de 39 millones de personas en todo el mundo. Por lo general se transmite por contacto sexual, pero también por otros medios. Aquí te contamos de qué se trata el VIH, qué es el SIDA y cómo se transmite.

A Rodrigo le dijeron, luego de que se hizo una prueba de sangre, que es VIH “positivo”. Esta noticia, por supuesto, le cambió la vida. Rodrigo es homosexual, y cuando se enteró de la noticia, sintió que estaba dándole la razón a todos los que piensan que esta enfermedad sólo afecta a los “gays”. Sin embargo, luego de tener varias sesiones de terapia psicológica para poder asimilar esta noticia, entendió que no es así y que esta enfermedad puede desarrollarse en cualquier persona y de otras maneras además del contacto sexual con una persona infectada. Lo que más rabia le dio a Rodrigo fue saber que simplemente cuidándose mediante la práctica de sexo seguro, habría podido prevenir esta enfermedad y su historia sería otra.

Pero, ¿qué es el VIH? ¿qué pasa en el cuerpo cuando éste lo contrae? ¿Es VIH lo mismo que SIDA?

El Síndrome de Inmunodeficiencia adquirida mejor conocido como SIDA, es una enfermedad crónica causada por el VIH. El VIH daña el sistema inmunológico del cuerpo, es decir, perjudica la capacidad que tiene el organismo para combatir los virus, las bacterias y los hongos que causan infinidad de enfermedades.

Por lo tanto el VIH te hace más susceptible a desarrollar infecciones que tu cuerpo en condiciones normales sería capaz de resistir, como por ejemplo una neumonía o una meningitis. El VIH también hace que quien lo padezca pueda ser más susceptible a contraer ciertos tipos de cáncer. En resumidas cuentas, el VIH es el nombre de un virus y de un tipo de infección, y el SIDA es una de las fases más serias o de las etapas más avanzadas del VIH.

¿Cómo se transmite el VIH?

  • Por contacto sexual: Puedes resultar infectado por el virus si tienes sexo vaginal, anal u oral con una persona infectada con el VIH si su sangre, semen o secreciones vaginales entran en tu cuerpo a través de heridas o cortes que se pueden producir durante el acto sexual. También puedes resultar infectado con el virus a través de juguetes o dispositivos sexuales que no sean lavados o cubiertos con un condón. Si ya tienes otra enfermedad de transmisión sexual o ETS, el riesgo de contraer VIH es mucho mayor.
  • Por sangre contaminada: En algunos casos, muy desafortunados, el VIH puede ser transmitido por medio de transfusiones de sangre contaminada. Esto sucede cuando alguien en un hospital necesita sangre y la sangre que le ponen resulta estar contaminada con VIH. Debido al número de casos que se presentaron y con el fin de evitar más, desde 1985 los hospitales y los bancos de sangre en Estados Unidos hacen una prueba de VIH previa a los donantes de sangre. Esto ha reducido considerablemente la transmisión del VIH por transfusiones.
  • Por agujas contaminadas: Las personas que usan drogas y se inyectan, comparten jeringas y agujas. En estos casos, puede ser que se de el contagio del virus de persona a persona. También existe la posibilidad, de que los profesionales de la salud se contagien accidentalmente de pacientes que son VIH positivo o viceversa, aunque este riesgo ha disminuido considerablemente por las precauciones que se han tomado al respecto.
  • De madre a hijo: Durante el embarazo, parto o a través de la lactancia, una madre que es VIH positiva puede contagiar a su hijo. Se estima que aproximadamente 600,000 niños son infectados cada año con el virus. En Estados Unidos, la mayoría de las mujeres embarazadas son sometidas a un examen del VIH y existen medicamentos anti-retrovirales que pueden ayudar a reducir el riesgo de contagio. Sin embargo, en otras naciones menos desarrolladas donde el tratamiento contra el VIH no existe, muchos bebés continúan siendo contagiados por sus madres. En los casos en los que no hay medicamentos disponibles, se recomienda que el parto sea por cesárea en lugar de parto vaginal.
  • Otras formas de transmisión, aunque sucede en raras ocasiones, incluyen el transplante de órganos o transmisión a través de instrumentos de cirugía contaminados.

Si tú conoces a alguien que tiene VIH, o tú mismo(a) lo padeces, también es bueno que sepas cómo NO se trasmite. El abrazar, besar, tomarle la mano o bailar con alguien que está infectado con el Virus de Inmunodeficiencia Humana no implica riesgos. Recuerda que para contraer el VIH es necesario que entren a tu cuerpo sangre, semen o secreciones vaginales de alguien que sea VIH positivo.

La mejor manera de prevenir el contagio del VIH es a través de la prevención y la educación. En Vida y Salud consideramos muy importante que lleves una vida sexual segura, es decir, que te protejas cuando tienes relaciones sexuales usando condón, que evites tener relaciones con demasiadas personas (no importa si eres heterosexual, homosexual o bisexual, el riesgo es igual de alto) y además, que no uses drogas que implican compartir agujas con otras personas. La sexualidad responsable es la principal arma con la que contamos para evitar el contagio, no sólo del VIH, sino de otras enfermedades de trasmisión sexual o ETS que te vuelven más vulnerable al VIH.

Tal vez si Rodrigo hubiera tenido esta información, habría sido más precavido y ahora no estaría infectado. Piensa que la prevención está en tus manos.

 

Imagen © iStock / decade3d

Comentarios