Comparte este artículo:

El Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida o SIDA, es una enfermedad crónica causada por un virus, el VIH. El VIH daña el sistema inmunológico del cuerpo, es decir, perjudica la capacidad que tiene el organismo para combatir los virus, las bacterias y los hongos que causan muchas enfermedades. Por consecuencia, el VIH te hace más susceptible a desarrollar infecciones que tu cuerpo en condiciones normales sería capaz de resistir, como una neumonía o una meningitis. El VIH también hace que quien lo padezca pueda ser más susceptible a contraer ciertos tipos de cáncer.

En resumidas cuentas, el VIH es el nombre de un virus y de un tipo de infección, y el SIDA es un conjunto de enfermedades que ocurren en las etapas más avanzadas del VIH.

El VIH se transmite por contacto sexual con una persona infectada, por sangre contaminada, por agujas contaminadas (especialmente entre las personas que se inyectan drogas y comparten jeringas), de una madre infectada a su hijo durante el embarazo, el parto o durante la lactancia.

NO se transmite al abrazar, besar, tomar la mano o bailar con una persona infectada. Para contraer el virus es necesario que entre a tu cuerpo sangre, semen o secreciones vaginales de alguien que sea VIH positivo.

 

Imagen © iStock / decade3d

Comentarios