Comparte este artículo:

Cuando los bebés y los niños pequeños no pueden defecar, puede deberse a esta enfermedad con un  nombre raro. La enfermedad de Hirschsprung es un defecto de nacimiento que impide que las heces pasen a través del intestino debido a que no hay células nerviosas en la parte inferior del colon. Aquí te cuento más sobre esta enfermedad.

Cambiar pañales parece ser la profesión de quienes se estrenan como padres o tienen ya más de un bebé. Sin embargo, en muchas ocasiones puede que ese no sea el caso y si es así, el estreñimiento es una razón para preocuparse. Cuando un bebé o un niño pequeño no defeca, puede tratarse de la enfermedad de Hirschsprung, la cual es un problema congénito que impide que las heces pasen por el colon debido a la carencia de células nerviosas en la parte inferior del intestino grueso o colon.

Esta enfermedad por lo general se manifiesta apenas nace el bebé, aunque en ocasiones en las cuales la enfermedad de Hirschsprung no es tan severa,  los síntomas pueden aparecer un tiempo (meses o años) después.

El hecho de no poder vaciar los intestinos es un problema que no debe tomarse a la ligera. La enfermedad de Hirschsprung en casos severos puede causar complicaciones graves en el intestino grueso que pueden provocar la muerte, como enterocolitis y megacolon tóxico. Es muy importante que esta enfermedad se diagnostique rápidamente para que se trate de inmediato.

El tratamiento para la enfermedad de Hirschsprung es la cirugía, la cual es exitosa en la mayoría de los casos y permite que los pequeños se curen definitivamente y puedan defecar sin problemas.

Pero, en concreto, ¿cuál por qué sucede la enfermedad de Hirschsprung? Para darte una idea clara, hay que entender que el intestino grueso se mueve gracias a unas contracciones denominadas peristaltismo. Estos movimientos son controlados por nervios que se ubican a lo largo del intestino entre las capas de tejido muscular.

Gracias a estas contracciones, el intestino puede relajarse y dejar pasar los deshechos del organismo. Si estos nervios no están presentes, como sucede en el caso de la enfermedad de  Hirschsprung, se produce un bloqueo del paso de las heces.

Los médicos no saben a ciencia cierta cuál es la causa de esta enfermedad, se sabe que a veces ocurre en familias, por lo que se piensa que podría haber un factor hereditario, además es cinco veces más común en los niños que en las niñas. También, se ha asociado a mutaciones genéticas, los niños con Síndrome de Down y problemas congénitos del corazón son más propensos a sufrir de la enfermedad de Hirschsprung.

Mantente alerta si tu recién nacido tiene alguno de estos síntomas:

  • No defeca durante el primer o segundo día de vida
  • Diarrea
  • Abdomen distendido (hinchado)
  • Vómitos con sustancia verde o marrón (café)

Si tiene estos signos y/o síntomas, no esperes y busca ayuda de inmediato.

Imagen © Thinkstock / Top Photo Corporation

Comentarios