Comparte este artículo:

La mayoría de las medicinas para el cuidado del rostro que son de venta libre, no han sido probados en mujeres embarazadas o que se encuentran amamantando. Esto se debe a que durante el embarazo la fisiología de la mujer está cambiando permanentemente y la salud y el bienestar del bebé son la prioridad.

Por esta razón, espera hasta después del parto y de tu período de lactancia para empezar cualquier tratamiento o para usar alguna medicina para la cara (el rostro). Como con cualquier otra condición médica o preocupación que surja durante tu embarazo, habla con tu obstetra acerca de cualquier cambio en la piel que te preocupe.

Traducido del texto original en inglés escrito por la Dra. Katie Rodan y la Dra. Kathy Fields.

Copyright © 2009 por Katie Rodan & Kathy Fields. Todos los derechos reservados.

Comentarios