Comparte este artículo:

Hablando coloquialmente, muchas personas dicen que se “orinaron de la risa” para expresar que se rieron con muchas ganas. Sin embargo, más allá de una expresión común, muchas mujeres en realidad sí se orinan cuando se ríen, cuando tosen, o incluso cuando levantan algo pesado. Se trata de incontinencia urinaria que tal vez puede empeorarse por un componente de tu menú diario: la cafeína.

Tal vez te de vergüenza admitir que de vez en cuanto cuando te ríes intensamente o incluso cuando estornudas, se te sale un poco de orina. Puede que al principio te haya parecido un simple accidente –porque le puede ocurrir a cualquiera- pero ahora te preocupa porque se ha vuelto algo recurrente y la orina es más abundante.

Si te sucede, puede que sufras de incontinencia urinaria. Esta condición se refiere a la pérdida del control de la vejiga debido a la debilidad de los músculos que mantienen a la vejiga cerrada o a que esos músculos sean hiperactivos. En el primer caso, la orina se te puede escapar, como mencioné anteriormente, al reírte, estornudar, toser, o levantar un objeto pesado. A este tipo de incontinencia se le llama “incontinencia por estrés”.  Pero también puede ser que los músculos de la vejiga estén demasiado activos y entonces, sucede la “incontinencia por urgencia” que significa que puedes sentir muchas ganas de ir al baño cuando, en realidad, hay poca orina.

Pero además de los problemas con los músculos de la vejiga y los músculos pélvicos, la incontinencia urinaria en las mujeres también puede ser causada por el tomar demasiada cafeína. ¿A qué se llama consumo excesivo de cafeína? concretamente a más de 4 tazas de café al día, o a más de 10 latas de soda al día.

Un estudio publicado recientemente en una revista médica de Urología en Estados Unidos (Journal of Urology) analizó a más de 65,000 mujeres de ese país, que consumían cafeína en exceso y encontró que fueron más propensas a desarrollar incontinencia urinaria en un período de 4 años comparado con aquellas mujeres que consumían poca cafeína. En concreto, la probabilidad de sufrir de esos accidentes urinarios con frecuencia, se incrementó en un 19%  para las amantes de la cafeína. La cafeína se encuentra en el café, el té, las sodas o bebidas gaseosas y algunas galletas, pasteles (tortas) y cereales, entre otros.

Varios estudios previos al respecto ya habían demostrado evidencias de que la cafeína puede aumentar la incontinencia urinaria. Pero ¿cuál es la razón para que suceda?

La cafeína es conocida por sus efectos diuréticos, es decir, que su consumo hace que aumentes tu producción de orina. Además, la cafeína también puede causar que los músculos de la vejiga se irriten.

Algo que podría ayudarte a controlar la incontinencia urinaria, además de disminuir tu consumo de cafeína, es fortalecer tus músculos pélvicos haciendo los ejercicios Kegel. Estos músculos están ubicados al fondo de la pelvis y se adhieren a los huesos pélvicos tanto en la parte anterior, posterior y lateral. Si haces este ejercicio los descubrirás. Consiste en que cuando vayas a orinar, trates de detener el flujo de la orina y reanudarlo de nuevo. Así estarás ejercitando estos músculos. Estos ejercicios ayudan a que estos músculos que sostienen a la vejiga y a los otros órganos pélvicos se mantengan fuertes y así tengas menos riesgo de sufrir accidentes con la orina. Por eso, vale la pena que aproveches cada momento que tengas para hacerlos. Nadie se dará cuenta, ya que simplemente tienes que apretarlos por 10 segundos, sostener,  relajar y volver a repetir cuantas veces quieras durante el día, aunque lo ideal es hacer al menos 3 series de 10 contracciones al día.

Si tomas menos de 3 tazas de café al día, no debes preocuparte por la cafeína. Ella no será la causa de tu incontinencia urinaria. Pero el hacer los ejercicios Kegel nunca está de más, especialmente porque hay ciertas condiciones en las mujeres que los pueden debilitar, como el embarazo y el parto. Desde luego que si la incontinencia urinaria persiste a pesar de hacer los ejercicios y disminuir o evitar la cafeína, consulta con tu médico. En los casos de “incontinencia por urgencia” hay medicamentos que pueden ayudar y en los casos en que los músculos pélvicos están muy debilitados y la vejiga está muy caída el tratamiento puede requerir una operación. Actualmente no tienes por qué sufrir de incontinencia urinaria. Aquí encuentras más información

Imágen © iStockphoto.com / drbimages

Hablando coloquialmente, muchas personas dicen que se “orinaron de la risa” para expresar que se rieron con muchas ganas. Sin embargo, más allá de una expresión común, muchas mujeres en realidad sí se orinan cuando se ríen, cuando tosen, o incluso cuando levantan algo pesado. Se trata de incontinencia urinaria que tal vez puede empeorarse por un componente de tu menú diario: la cafeína.

Tal vez te de vergüenza admitir que de vez en cuanto cuando te ríes intensamente o incluso cuando estornudas, se te sale un poco de orina. Puede que al principio te haya parecido un simple accidente –porque le puede ocurrir a cualquiera- pero ahora te preocupa porque se ha vuelto algo recurrente y la orina es más abundante.

Si te sucede, puede que sufras de incontinencia urinaria. Esta condición se refiere a la pérdida del control de la vejiga debido a la debilidad de los músculos que mantienen a la vejiga cerrada o a que esos músculos sean hiperactivos. En el primer caso, la orina se te puede escapar, como mencioné anteriormente, al reírte, estornudar, toser, o levantar un objeto pesado. A este tipo de incontinencia se le llama “incontinencia por estrés”.  Pero también puede ser que los músculos de la vejiga estén demasiado activos y entonces, sucede la “incontinencia por urgencia” que significa que puedes sentir muchas ganas de ir al baño cuando, en realidad, hay poca orina.

Pero además de los problemas con los músculos de la vejiga y los músculos pélvicos, la incontinencia urinaria en las mujeres también puede ser causada por el tomar demasiada cafeína. ¿A qué se llama consumo excesivo de cafeína? concretamente a más de 4 tazas de café al día, o a más de 10 latas de soda al día.

Un estudio publicado recientemente en una revista médica de Urología en Estados Unidos (Journal of Urology) analizó a más de 65,000 mujeres de ese país, que consumían cafeína en exceso y encontró que fueron más propensas a desarrollar incontinencia urinaria en un período de 4 años comparado con aquellas mujeres que consumían poca cafeína. En concreto, la probabilidad de sufrir de esos accidentes urinarios con frecuencia, se incrementó en un 19%  para las amantes de la cafeína. La cafeína se encuentra en el café, el té, las sodas o bebidas gaseosas y algunas galletas, pasteles (tortas) y cereales, entre otros.

Varios estudios previos al respecto ya habían demostrado evidencias de que la cafeína puede aumentar la incontinencia urinaria. Pero ¿cuál es la razón para que suceda?

La cafeína es conocida por sus efectos diuréticos, es decir, que su consumo hace que aumentes tu producción de orina. Además, la cafeína también puede causar que los músculos de la vejiga se irriten.

Algo que podría ayudarte a controlar la incontinencia urinaria, además de disminuir tu consumo de cafeína, es fortalecer tus músculos pélvicos haciendo los ejercicios Kegel. Estos músculos están ubicados al fondo de la pelvis y se adhieren a los huesos pélvicos tanto en la parte anterior, posterior y lateral. Si haces este ejercicio los descubrirás. Consiste en que cuando vayas a orinar, trates de detener el flujo de la orina y reanudarlo de nuevo. Así estarás ejercitando estos músculos. Estos ejercicios ayudan a que estos músculos que sostienen a la vejiga y a los otros órganos pélvicos se mantengan fuertes y así tengas menos riesgo de sufrir accidentes con la orina. Por eso, vale la pena que aproveches cada momento que tengas para hacerlos. Nadie se dará cuenta, ya que simplemente tienes que apretarlos por 10 segundos, sostener,  relajar y volver a repetir cuantas veces quieras durante el día, aunque lo ideal es hacer al menos 3 series de 10 contracciones al día.

Si tomas menos de 3 tazas de café al día, no debes preocuparte por la cafeína. Ella no será la causa de tu incontinencia urinaria. Pero el hacer los ejercicios Kegel nunca está de más, especialmente porque hay ciertas condiciones en las mujeres que los pueden debilitar, como el embarazo y el parto. Desde luego que si la incontinencia urinaria persiste a pesar de hacer los ejercicios y disminuir o evitar la cafeína, consulta con tu médico. En los casos de “incontinencia por urgencia” hay medicamentos que pueden ayudar y en los casos en que los músculos pélvicos están muy debilitados y la vejiga está muy caída el tratamiento puede requerir una operación. Actualmente no tienes por qué sufrir de incontinencia urinaria. Aquí encuentras más información

Imágen © iStockphoto.com / drbimages

Comentarios