Comparte este artículo:

El donar tus órganos y tejidos es un acto de generosidad y amor que puede salvar muchas vidas. Si has pensado en convertirte en donante, pero tienes dudas porque has oído historias negativas al respecto o hay algo que te causa un poco de miedo, sigue leyendo. Aquí te contamos sobre algunos mitos que existen alrededor de la donación de órganos y tejidos. La información es fundamental para que tomes la decisión de ser un donante.

¿Te gustaría salvar una vida? Si lo piensas por un segundo, tal vez imagines que para hacerlo debes realizar algún acto heroico. Saltar al mar para salvar a alguien de los tiburones, correr para evitar que a alguien lo atropelle un coche, darle respiración boca a boca para resucitar a alguien, alimentar a los que tienen hambre o ser bombero para apagar incendios. Pero si bien estos actos son valientes y seguramente salvan vidas, hay otra forma de hacerlo que está a tu alcance y en la que probablemente no hayas pensado por miedo, prejuicios o simplemente, por que no conoces de qué se trata: hablo de la donación de órganos y tejidos.

Cuando una persona muere, puede donar sus órganos y sus tejidos a otra persona que lo necesite. Al hablar de órganos me refiero a riñones, corazón, hígado, etc. Los tejidos se refieren por ejemplo a injertos de hueso, córneas de los ojos, venas o tejido vascular, piel, etc. De acuerdo a la organización Done Vida (www.donevida.org), con sede en Los Ángeles, California más de 11,000 latinos en los Estados Unidos han donado sus órganos en los últimos 20 años y de esa forma han salvado miles de vidas, en un acto de amor y generosidad. Es sorprendente: una persona puede salvar la vida de ocho personas si dona sus órganos. Además, puede mejorar la calidad de vida de otras cincuenta personas si dona sus tejidos. ¿No es maravilloso?

Sin embargo, para muchas personas no es fácil tomar esta decisión. Existen muchos mitos y muchas dudas acerca de la donación de órganos que impiden que más de 108,000 personas en los Estados Unidos que están esperando un transplante, tengan una oportunidad de extender su vida. ¿Qué te parece si le damos un vistazo a las creencias falsas que existen sobre el tema de donar órganos y tejidos? Quizás de esa manera, al terminar de leer este artículo, te animes a salvar una vida.

Mito #1: Si me vuelvo donador de órganos y tejidos, en el caso eventual de que yo sufra un accidente o me hospitalicen de emergencia, los médicos no harán lo posible por salvar mi vida.

¡Cómo se te ocurre que esto pueda ser cierto! Cuando vas al hospital, por la razón que sea, los médicos centramos todos nuestros esfuerzos en salvar tu vida. Esa es nuestra misión. Además, la donación de órganos sólo se vuelve una opción luego de que se ha intentado de todas las formas posibles salvar la vida de un paciente. Otro dato: para que te consideren como donante potencial, es necesario que recibas un riguroso cuidado médico. Así que desecha esa idea de tu cabeza: los médicos de la sala de emergencia no reciben compensación económica si se produce una donación y tampoco están involucrados en el transplante.

Mito # 2: La donación de órganos y tejidos va en contra de mi religión.

¡Falso! La donación de órganos y tejidos para salvar vidas es consistente con la mayoría de los credos y religiones. Por ejemplo, para el catolicismo, el donar órganos es un acto de caridad, amor fraternal y sacrificio (el actual Papa Benedicto XVI está inscrito como donante). El cristianismo también acoge esta idea y promueve que los cristianos se unan a la causa de salvar vidas, como un acto de benevolencia que refleja el deseo de Dios. El judaísmo también está de acuerdo porque es parte de un esfuerzo por salvar una vida por amor. Si tú tienes dudas sobre el tema, puedes consultar con alguien de tu iglesia. Si hablas inglés, puedes encontrar información al respecto en: www.organdonor.gov.

Mito #3:  Quiero tener un funeral de cuerpo presente y si dono órganos mi cuerpo quedará en mal estado.

La cirugía de extracción de un órgano se hace en un quirófano bajo los mismos parámetros de cualquier otras operación. Si deseas tener un funeral de cuerpo presente, podrás hacerlo, porque tu cuerpo no quedará con rastros visibles.

Mito # 4: Soy muy viejo(a) para donar órganos o tejidos.

No existe un límite de edad para que puedas donar órganos y/o tejidos. Existen registros de donantes de más de 70 años que dieron sus órganos con éxito. El criterio para donar órganos no se basa en la edad, sino en otros criterios médicos. Si quieres donar órganos y tejidos, manifiéstalo así y los médicos serán quienes deciden, en el momento de tu muerte, si tus órganos y tejidos sirven para ser transplantados.

Mito #5: Donar mis órganos y/o tejidos le costará dinero a mi familia.

No es cierto. Los costos que surjan de la donación de órganos son asumidos por una agencia de recuperación de órganos y van hacia quien recibe el órgano . Sin embargo, los gastos médicos y funerarios sí son responsabilidad de tu familia, como sucedería incluso si decides no ser donante.

Mito # 6: Las personas ricas y famosas son las que reciben un trato prioritario a la hora de recibir órganos.

Tal vez pienses que es así porque casi siempre que un famoso recibe un trasplante se le da mucha publicidad en los medios masivos. Pero ¡no es cierto! Todos los centros de transplante de Estados Unidos y la Red Unida para Compartir Órganos (United Network for Organ Sharing – UNOS) crearon una lista que contiene la información de todas aquellas personas que están esperando algún órgano. Esta lista contiene datos como su peso, su estatura y su grupo sanguíneo. La prioridad la determinan factores médicos/científicos así como la urgencia y el tiempo que lleva en la lista de espera. El transplantar órganos es un proceso complejo porque debe también estudiarse la compatibilidad de los órganos disponibles con quien los va a recibir.

Nunca se le da a prioridad a nadie basado en su sexo, raza, nacionalidad y mucho menos, teniendo en cuenta sus ingresos económicos.

¿Qué puedes hacer para inscribirte en la lista de donantes?

Cada estado de los Estados Unidos maneja sus propias listas. Para averiguar cómo inscribir tu nombre en tu estado, puedes visitar www.donavida.org o llamar al 1-800-485-8432.

No lo dudes más, sé parte de la maravillosa misión de salvar vidas a través de la donación de órganos y tejidos. Es una manera amorosa de “prolongar” tu existencia en esta Tierra.

Si deseas aprender más sobre transplantes en general, puedes ir a www.trasplantesyvida.org.

 

Ultima revisión: 2017

Copyright © 2017 Vida y Salud Media Group. Todos los derechos reservados.

 

Comentarios