Comparte este artículo:

Cuando tienes cáncer, puede que el médico te haya recomendado la quimioterapia para tu tratamiento. Las náuseas y el vómito son un efecto secundario común que puede prevenirse o disminuirse si tú y tu doctor toman medidas al respecto. En Vida y Salud te contamos qué se puede hacer y quién está en riesgo de padecer náuseas y vómito a causa del tratamiento del cáncer con quimioterapia.

La quimioterapia se refiere al uso de medicinas para combatir enfermedades y es uno de los tratamientos disponibles para combatir el cáncer. Una de las ventajas es que pueden viajar a cualquier parte del cuerpo que se necesite y así ayudar a eliminar a las células anormales que a veces crecen rápidamente en tu cuerpo. La quimioterapia puede ser el tratamiento por sí solo o pueden usarse en combinación con otras terapias dependiendo el tipo de cáncer.

Como muchos tratamientos médicos, pueden causar efectos secundarios que varían de persona a persona, y que dependen de las medicinas que se administran, de la dosis que te dan, de si se usa en combinación con otros tratamientos (como la radioterapia, por ejemplo) o de si eres una persona predispuesta al vómito y a las náuseas.

Lo primero que debes hacer, es hablar con tu médico para informarte sobre qué medicamento o quimioterapia te van a dar. Algunos como la Altretamina (Hexalen), Cispatlin, Procarbazina y Dacarbazina tienden a causar náuseas y vómitos durante o después de las sesiones de quimioterapia con frecuencia. ¿Qué puedes hacer al respecto? tu médico puede recetarte medicamentos contra las náuseas para prevenir este incómodo efecto secundario. Estos medicamentos pueden ser tomados oralmente (en pastillas) o por vía intravenosa (inyectados). Tu médico tomará la decisión de cuál y cómo usar ese medicamento de acuerdo a tu caso. Por lo general, te darán la medicina anti-emética (contra la náusea) antes de iniciar el tratamiento y luego, siguiendo un horario riguroso después del tratamiento si lo necesitas.

El tomar esta medida preventiva es una buena idea, porque en ocasiones, las náuseas y el vómito pueden ser difíciles de controlar. ¿Acaso quieres sentirte más enfermo o más estresado de lo que ya estás con el cáncer por sí solo? No creo que así sea. La idea es que puedas recibir el tratamiento con la mejor disposición y que estos efectos secundarios no te desanimen para seguir combatiendo la enfermedad. Es muy importante que estés tranquilo(a) y sintiéndote lo más cómodo posible, para recibir los beneficios de la quimioterapia.

Existen algunos factores que pueden hacer que tu riesgo de padecer náuseas y vómitos debido a la quimioterapia sean un poco mayores:

  • Ser mujer
  • Tener menos de 50 años
  • Tener un alto nivel de ansiedad
  • Haber experimentado náusea y vómito a causa de otros tratamientos, o tener un antecedentes de marearte con facilidad
  • Haber padecido de náuseas durante el embarazo
  • Tener tendencia a vomitar cuando te enfermas
  • Nunca tomar bebidas alcohólicas o hacerlo rara vez

Esta información puede ser útil para tu médico cuando está considerando, entre otras cosas, qué medicamento es el mejor para ti.

Además, existe otro factor del que se habla poco, pero que es una realidad: el factor psicológico. Si inicias la “quimioterapia” pensando: “me van a dar náuseas, me va a dar vómito”, probablemente así será. Recuerda que un arma muy poderosa para luchar contra el cáncer es tu mente. Así que trata de no sugestionarte, y más bien, mantener una actitud positiva y discutir tus posibilidades con tu médico.

¿Hay algo adicional que puedas hacer para reducir tu riesgo de desarrollar  náuseas y vómitos a causa de la quimioterapia? ¡Sí! Aquí te damos algunos consejitos:

  • Come comidas pequeñas. Trata de comer varias veces durante el día, pequeños bocadillos en lugar de comidas grandes. El comer algo ligero antes del tratamiento también puede ayudar.
  • Come lo que te gusta, pero evita los alimentos fritos, grasosos o dulces.
  • Toma muchos líquidos como agua, jugos de frutas naturales o té. Trata de tomarlos en pequeñas cantidades durante el día y no demasiado en una sola sentada.
  • Evita los olores que te causan náuseas
  • Ponte cómodo(a) después de comer: no te acuestes totalmente, pero recuéstate un rato con ropa cómoda

Vas a ver que con estas recomendaciones y con la ayuda de tu médico, vas a encontrar la manera de evitar o prevenir las náuseas y los vómitos debidos a la quimioterapia. Vale la pena tomar estas medidas, si tienes en cuenta que es un tratamiento que es beneficioso para tu salud y que puede librarte del cáncer definitivamente. ¡No te desanimes! y ante cualquier duda, consulta con tu médico.

 

Publicación original: 2009

Ultima revisión: 2017

Copyright © 2017 Vida y Salud Media Group. Todos los Derechos Reservados.

Imagen © iStock / vgajic

Comentarios