Comparte este artículo:

 

 

“Reiki” es una palabra japonesa que significa energía vital universal y es en la actualidad una terapia médica y filosófica alternativa muy divulgada. Pero, ¿realmente funciona? Aquí te explicamos en qué consiste, para qué sirve y lo que dice la ciencia.

La información es tu mejor aliada para que tomes decisiones relacionadas a tu salud.

Su creador, Mikao Usui, recibió en 1922, la potente energía universal de Reiki, recibiendo la revelación de que el universo habitaba dentro de su ser. Alega que así obtuvo el poder para sanar.

Las enseñanzas y técnicas de Reiki llegaron a Occidente en 1999. Esto gracias a uno de los maestros, a los cuales inició Mikao Usui, el médico naval, Chūjirō Hayashi.

 ¿Qué es el Reiki?

Es un método de curación no invasivo que se basa en la idea de que la energía vital, llamada Qi (se pronuncia chi) viaja a través del cuerpo por canales energéticos. Forma parte de la medicina tradicional oriental que busca restaurar el orden en el cuerpo cuya energía está en desequilibrio. Se piensa que la enfermedad llega cuando hay un bloqueo en esta energía y el Reiki, junto con otras herramientas permite restablecer la armonía, la vitalidad y la salud.

El Reiki forma parte de la llamada Medicina Integrativa, por lo que no sustituye a un tratamiento médico, sino que se suma en la activación de un potencial de sanación interior de la persona. Promueve la relajación, mejora las capacidades curativas naturales del cuerpo, así como el bienestar mental, emocional y espiritual.

En la actualidad, se utiliza en algunos hospitales y clínicas en todo Estados Unidos y en el mundo, dentro de los Programas de Terapia Integrativa, como parte de los servicios que promueven un estilo de vida saludable.

¿Cómo es una sesión de Reiki?

La terapia es individual. La persona que recibe Reiki permanece completamente vestido, puede estar en una mesa de masaje, en una silla o una cama.

El terapeuta coloca sus manos en diferentes lugares cerca o en el cuerpo de la persona La persona se encuentra vestida,  ya sea acostada o sentada. La sesión suele ser de 30 minutos, pero puede durar una hora y puede ser presencial o a distancia. Frecuentemente después de la terapia la persona se siente relajada.

¿Cuáles son sus posibles beneficios?

De acuerdo a los reportes publicados por expertos, en base a los estudios realizados a la fecha, varios de los cuales mencionamos a continuación, es poco probable que el Reiki pueda tratar condiciones especificas. Si acaso proporciona algún beneficio, lo haría por su habilidad de ayudar a la persona a relajarse.

El uso de esta terapia es muy polémico. El Dr. David Rosenthal, Director Médico de Terapias Integrativas en el Instituto del Cáncer Dana-Farber y profesor en el Departamento de Medicina de la Escuela Médica de Harvard, explica que “no hay soluciones mágicas” para tratar padecimientos como el cáncer y respecto al uso de la medicina alternativa.

Este asegura que el problema principal para su uso es la cantidad de “charlatanes” que la ofrecen. Asegura, que “los pacientes necesitan una orientación adecuada, basada en la evidencia para obtener la mejor atención posible y para evitar tratamientos riesgosos”.

En algunos centros especializados en el tratamiento del cáncer con programas de terapia integrativa o terapia complementaria, el Reiki se ha utilizado para ayudar a reducir el dolor y la ansiedad más que para los efectos secundarios de la quimioterapia.

De acuerdo a varios estudios en donde se tuvieron pacientes que recibieron un tratamiento que no era Reiki, como control, para comparar los resultados, no hubo diferencia en los dos grupos.

Esto llevó a los expertos en los diferentes estudios,  a interpretar los resultados a que cualquier manipulación que ayude a los pacientes a relajarse, les ayudaba a disminuir su ansiedad y su dolor, y era independiente de los campos de energía mencionados en Reiki.

Cuando se trataba de quimioterapia, lo que encontraron los estudios es que lo que ayuda a estos pacientes es el apoyo personalizado de uno a uno, independientemente de que se les diera Reiki o no.

En una revisión sistemática de nueve estudios aleatorios con pacientes a los que se les dió Reiki, y pacientes controles en una variedad de condiciones incluyendo depresión, dolor, ansiedad y estrés, los resultados fueron mixtos.

Mientras que algunos de ellos hallaron que los pacientes tratados con Reiki reportaron mejor respuesta al dolor y a la ansiedad, otros tuvieron mejor respuesta en el grupo control, y otros no encontraron ninguna diferencia entre los grupos.

En el ámbito de otras enfermedades como la diabetes, y la neuropatía diabética, varios estudios realizados por la Academia Americana de Neurología (AAN, por sus siglas en inglés), para determinar la eficiencia de algunos métodos no farmacológicos como el Reiki para el tratamiento de los síntomas de la neuropatía diabética, hasta el momento no han funcionado. por lo que no se recomiendan (incluyendo el Reiki).

En un estudio de rehabilitación de 50 pacientes que sufrieron de accidentes cerebrovasculares se les dividió al azar para recibir tratamiento con Reiki y un tratamiento parecido como control durante 10 semanas para ver si había alguna diferencia en su estado de ánimo o rehabilitación. Al final del estudio, no hubo ninguna diferencia. Los hallazgos se reportaron en el Journal of Alternative & Complementary Medicine.

¿Tiene peligros?

Si bien es cierto que no hay beneficios probados clínicamente del Reiki en este momento, tampoco hay estudios que reporten consecuencias adversas. Lo que si es importante es no usar el Reiki en vez de otra terapia que pudiese retrasar el tratamiento de algún problema. Si tienes dudas, consulta a tu médico.

 

Publicación original: 2015

Ultima revisión: 2019

Copyright © 2019 Vida y Salud Media Group. Todos los derechos reservados.

Imagen © Shutterstock / wavebreakmedia

 

Comentarios