Comparte este artículo:

La exposición a los pesticidas no es buena para la salud de nadie, pero en particular, para las mujeres embarazadas. Así que por regla general, debes evitar a toda costa entrar en contacto con pesticidas e insecticidas durante tu embarazo, porque puedes afectar seriamente el desarrollo de tu bebé.

Tradicionalmente, el problema de la exposición a los pesticidas y las mujeres embarazadas se ha relacionado con aquellas mujeres que viven en campos agrícolas o que están expuestas a dichos químicos por razones de trabajo. Sin embargo, en tu misma casa puedes estar en riesgo de entrar en contacto con sustancias que pueden perjudicar seriamente el desarrollo de tu bebé cuando estás embarazada.

Es muy común que en casa puedas usar algún pesticida para combatir insectos, moscos, pulgas y cucarachas. Tal vez un insecticida de venta libre está guardado en alguna gaveta de tu casa, y al mínimo indicio de que hay insectos, rocíes un poco para matarlos sin darle muchas vueltas al asunto. Quizá tengas una huerta en casa y te encargues de cuidarla y mantenerla libre de bichos. O es posible que tengas una mascota y tengas que controlarle sus pulgas.  Pero, algo que parece tan común en la vida diaria, debe ser mirado con mucho cuidado cuando esperas un bebé.

Durante los primeros tres meses de embarazo, el sistema nervioso de tu bebé está en pleno desarrollo. Varios  estudios han demostrado que la exposición a pesticidas e insecticidas puede afectar seriamente este desarrollo, causando defectos como paladar hendido, labio leporino, defectos en los brazos y las piernas y otros relacionados con el tubo neural (parte del sistema nervioso) y el aparato cardiovascular.

Pero además de estos efectos adversos ya conocidos, un estudio nuevo realizado por unos investigadores de la Escuela de Salud Pública Bloomberg de la Universidad Johns Hopkins en Estados Unidos, encontró que la exposición a los pesticidas causa cambios en el ritmo cardíaco y el movimiento fetal.

El estudio, realizado entre 50 mujeres embarazadas, recolectó muestras de sangre a las 36 semanas de embarazo para detectar la presencia de químicos organoclorados y otros pesticidas, y evaluó al mismo tiempo los patrones del movimiento fetal y su ritmo cardíaco.  Los resultados revelaron que los niveles más altos de algunos contaminantes comunes estaban asociados con los movimientos frecuentes y vigorosos del feto. Además, se observó que algunas de las sustancias se asociaron en menor medida con cambios en los latidos del corazón.

Estos hallazgos demuestran que incluso cuando ha pasado el primer trimestre del embarazo, el feto en desarrollo es susceptible a las exposiciones ambientales. Sin duda alguna, este estudio da más evidencia de la importancia que tienen proteger el desarrollo del feto de los contaminantes ambientales (pesticidas, insecticidas y otros) a cualquier costo.

Por eso, para mantener a tu bebé alejado de estas sustancias tóxicas, te doy estos consejos acerca del uso de pesticidas e insecticidas:

  • Lo mejor que puedes hacer es evitar completamente el uso de pesticidas e insecticidas en casa, con tu mascota o en tu jardín.
  • Si por alguna razón urgente debe ser utilizado un pesticida o insecticida en tu casa asegúrate de que sea otra persona quien los aplique; sal de la casa por el tiempo que sea necesario (en los paquetes o envases hay indicaciones al respecto); recoge utensilios, platos, ropa y comida de tu casa antes de que se aplique el pesticida; lava bien cualquier el área donde preparas la comida luego de que haya echado el pesticida; abre las ventanas para que la casa se ventile una vez terminada la fumigación y ponte ropa que te proteja de las plantas que han sido tratadas con pesticidas en tu jardín.
  • No te asustes si te das cuenta de que has estado expuesta a un pesticida. El daño a tu bebé depende mucho del tiempo de la exposición y la cantidad de pesticida al que estuviste expuesta. Por lo general, si la cantidad es poca y sólo una vez, el riesgo para tu bebé es bajo. De todas formas, consulta con tu médico para que responda a cualquier duda que tengas.

Si vives cerca de campos agrícolas o trabajas en algún lugar en el que puedas estar expuesta a estas sustancias, consulta con tu médico sobre las medidas que debes tomar para evitar que haya complicaciones en el desarrollo de tu bebé.

Imagen © iStockphoto.com / DrawingDuck

Comentarios