Comparte este artículo:

Las encías son el soporte de los dientes y es muy importante que estén sanas. Una rutina de cuidado oral es indispensable para lograrlo, pero también puedes darle una mano a tus encías a través de lo que comes. Los ácidos grasos omega 3 que se encuentra en el pescado, son excelentes para evitar que se desarrollen enfermedades en las encías.

Los ácidos grasos omega 3, presentes en algunos pescados grasos como el salmón, la caballa, el atún y las sardinas (así como en algunas semillas como las nueces y en la linaza), aportan varios beneficios para la salud. Posiblemente hayas escuchado lo buenos que resultan para las articulaciones y el corazón.

Pero el pescado y sus efectos maravillosos para la salud, no paran ahí. Ahora, unas investigaciones nuevas vinculan a los ácidos grasos omega 3 con la salud de las encías. Se encontró que los que consumen una cantidad moderada de ácidos grasos omega 3 (dos veces por semana serían suficientes) tendrían menor  riesgo de desarrollar la enfermedad de las encías, conocida como periodontitis.

La periodontitis es una inflamación que aparece por acumulación de bacterias en las encías. Las bacterias necesitan de la inflamación de las encías causada por la placa y el sarro para crecer.

Para analizar los efectos de los ácidos omega 3 sobre las encías se realizaron estudios con conejos. En ellos, el tratamiento con los ácidos grasos omega 3 resolvió la periodontitis.

Si bien esto todavía no se probó en humanos, se tomaron datos provistos en una encuesta realizada en Estados Unidos, de donde surge que quienes consumían niveles moderados o altos de omega 3 derivado del pescado eran menos propensos a tener periodontitis.

De todos modos, los autores del estudio se niegan a atribuirles toda la responsabilidad al omega 3, ya que podrían influir otros factores como la edad, el sexo y las calorías consumidas, entre otros.

Así, por ejemplo, entre los factores de riesgo de la enfermedad periodontal se pueden mencionar:

  • El tabaquismo. No sólo fomenta el desarrollo de la periodontitis sino que además puede disminuir el efecto de algunos tratamientos.
  • Cambios hormonales en las niñas y en las mujeres.
  • Diabetes.
  • Estrés.
  • Ciertos medicamentos, como los antidepresivos y algunos de los indicados para el corazón.
  • Algunas enfermedades como el cáncer o el VIH y sus tratamientos.
  • Predisposición genética o por herencia.

Por otro lado, los síntomas de la periodontitis no suelen ser visibles hasta que la enfermedad está avanzada. Entre ellos, por ejemplo, pueden detectarse:

  • Mal aliento constante
  • Encías rojas o inflamadas
  • Encías muy sensibles o que sangran
  • Dolor al masticar
  • Dientes flojos
  • Dientes sensibles

Si tienes uno o varios de estos síntomas, es importante que visites a un dentista o a un especialista cuanto antes ya que pueden indicar un problema que deba ser examinado y que requiera tratamiento.

Mientras tanto, para prevenir problemas en las encías o para cuidarlas después de algún tratamiento, además de comer pescado u otros alimentos con ácidos grasos omega 3, puedes hacer varias cosas muy sencillas relacionadas con la higiene bucal:

  • Cepíllate los dientes dos veces al día, con una pasta de dientes que contenga flúor.
  • Utiliza hilo dental todos los días.
  • Visita al dentista regularmente para que te haga un examen y una limpieza profesional.
  • No fumes.

Si tienes otras dudas al respecto, consulta con un dentista. Aunque en general no le demos importancia a nuestra boca hasta que algo nos duele, es importante mantener una buena salud oral. Recuerda que las encías son la base de los dientes y tenerlas sanas es indispensable para tener una sonrisa inolvidable.

Imágen © iStockphoto.com / mark eiermann

Comentarios