Comparte este artículo:

El accidente cerebrovascular o ACV, que constituye la primera causa de discapacidad y la segunda causa de muerte en el mundo, es también conocido como derrame cerebral, apoplejía, stroke y también conocido como accidente vascular, ataque cerebrovascular o ataque cerebral. Se produce cuando, por alguna razón, se detiene o interrumpe el flujo de la sangre (y el oxígeno) que va al cerebro. Si el oxígeno no llega hasta el cerebro, sus células se mueren causando un daño permanente. Esta situación es SIEMPRE una emergencia en la que cada minuto cuenta.

Aprende estos principales síntomas del ACV, para poder actuar con efectividad ante esta emergencia y pedir ayuda de inmediato. Ten en cuenta que, en general, estas señales se dan de manera repentina, de un momento a otro y sin motivo aparente:

  • Adormecimiento o debilidad en un lado de la cara.
  • Adormecimiento o debilidad en un brazo o una pierna, especialmente en un lado del cuerpo.
  • Confusión y dificultad para hablar o entender.
  • Dificultad para ver con uno o ambos ojos.
  • Dificultad para caminar, mareo o pérdida de equilibrio o de la coordinación.
  • Dolor de cabeza severo y repentino sin causa conocida

Además de estos síntomas, que pueden producirse en las personas de ambos sexos, las mujeres pueden tener otros, que también se producen de manera repentina:

  • Dolor en la cara o en las extremidades.
  • Náuseas.
  • Debilidad general.
  • Dolor de pecho.
  • Falta de aire o dificultad para respirar.
  • Palpitaciones.

En caso de que tú o alguien que conozcas tengan estos síntomas, puedes practicar la denominada prueba H-B-C-H, que consiste en:

  • Habla: Pídele que repita una oración sencilla.
  • Brazos: Pídele que levante ambos brazos.
  • Cara: Pídele que sonría.
  • ¡Hora de actuar! Si la persona no es capaz de hablar, se le cae un brazo o un lado de la cara al intentar sonreír, necesita recibir atención médica de inmediato. Cuanto antes, más posibilidades tendrá de recuperarse.

Recuerda que un ACV es SIEMPRE una emergencia. Llama inmediatamente al número de emergencias de tu localidad para transportar al paciente a la sala de emergencias. ¡Si actúas a tiempo, puedes salvarle la vida!

 

Imagen © iStock / t.light

Comentarios