Comparte este artículo:

Los carbohidratos o hidratos de carbono se encuentran en las harinas, los dulces, los granos (fríjoles, lentejas, maíz) y los cereales como la avena. Pero además hay carbohidratos en ciertas frutas y verduras como la zanahoria, la manzana y el plátano, entre otros. La leche y los productos lácteos contienen carbohidratos también.

¿Realmente pueden ser tan malos todos estos alimentos? Obviamente que no. Tu cuerpo necesita carbohidratos. Los digiere para obtener azúcar o glucosa, su principal fuente de energía.

Pero hay que diferenciar entre los carbohidratos más saludables y los menos saludables. Los menos saludables son los refinados, como el azúcar refinada, la harina blanca o el arroz blanco. Los más saludables son los que contienen fibra como los granos y los cereales integrales, las frutas y las verduras.

Además, no hay que excederse. El comer demasiados carbohidratos, o comer únicamente carbohidratos refinados o procesados, no es saludable pues aumenta los niveles de azúcar en tu sangre más rápido que los otros, y te brinda calorías de más que tu cuerpo no quema y que se acumulan haciéndote aumentar de peso.

Incluye los carbohidratos en tu alimentación, pero hazlo inteligentemente. ¡Buen provecho!

 

Imagen © iStock / egal

Comentarios