Comparte este artículo:

Ya no levantas la mano en clase, hace tiempo no vas a fiestas, odias que llegue el verano y así estés muriéndote del calor, siempre te vistes de manga larga. ¿La razón? No quieres que noten que estás sudando o que tu camisa está manchada. ¡Tómalo con frescura y no dejes que el sudor te amargue la vida! En Vida y Salud te damos algunos consejos para que lo logres.

El sudar no es malo. Al contrario, es una reacción normal del cuerpo para que se enfríe cuando algo causa que suba su temperatura. Por eso sudas en el verano, cuando haces ejercicio o cuando tienes fiebre.

Además, es más común sudar durante la pubertad y la adolescencia. ¿Por qué? Por un lado, en esa edad las glándulas sudoríparas se vuelvan más activas, especialmente las de las axilas, los genitales, las manos y los pies. Eso explica por qué tus camisas se manchan debajo de los brazos, te da pena saludar a alguien de mano, a veces sientes que tus genitales tiene un olor fuerte y prefieres no quitarte los zapatos en público.

Y por otro lado, los nervios y la ansiedad tan característicos de tu edad, elevan la temperatura de tu cuerpo y eso también te hace sudar más. Por eso empiezas a sudar justo cuando tienes que hablar frente a toda tu clase, o cuando vas a sacar a bailar a la chica que te gusta, o te invita a salir el chico de tus sueños… porque estas situaciones te ponen nervioso(a).

¿Eso quiere decir que todos los adolescentes sudan? ¡Claro que si! Pero, ¿por qué a ti te huele el sudor y a otros no? Esa respuesta es un poco más complicada. Los cambios hormonales de la adolescencia hacen que el sudor tienda a oler un poco más de lo normal. Pero el sudor también produce el olor cuando entra en contacto con las bacterias que encuentra en la piel, las cuales son diferentes en cada persona y por eso algunas personas  huelen más que otras. Y además, también tiene mucho que ver con cómo está tu cuerpo por dentro, qué comes, si estás tomando medicinas, si tienes alguna enfermedad, etc. En fin… el olor del sudor puede tener muchas causas difíciles de identificar y de controlar.

Pero la buena noticia es que hay muchas opciones para evitar que el sudor afecte tu vida de manera negativa. ¿Qué puedes hacer? Aquí tienes 7 tips:

1. Báñate diariamente

Si sudas mucho, no hay disculpa… ¡debes bañarte a diario! Si sientes que un baño diario no es suficiente, báñate también de noche.

2. Usa desodorante y talcos

El olor del desodorante te ayuda a disimular el olor del sudor en las axilas, y el antitranspirante evita que sudes tanto. Lee bien las instrucciones antes de usarlos, pues algunos son más recomendables cuando se usan de noche.  Y para los pies, usa talcos desodorantes que ayudan a reducir el mal olor y a mantenerlos secos.

3. Protectores axilares

Los protectores maxilares on una especie de almohadillas que se ponen bajo las axilas para absorber el sudor y para evitar que se manchen tus camisas.

4. Ojo con la ropa

En lugar de elegir tu ropa de acuerdo con la moda, elige el tipo de tela que te mantenga más fresco. El algodón y las fibras naturales son los materiales perfectos. Además, siempre usa camisetas, calcetines y ropa interior limpios.

5. Equipo portátil

Si sudas mucho durante el día y vas a estar fuera de casa mucho tiempo, lleva contigo lo siguiente: pañitos húmedos para limpiar tus axilas varias veces al día, desodorante, talcos para los pies, una camiseta o un par de medias para cambiarte.

6. Ve al médico

Si definitivamente sientes que tu problema de sudor es excesivo, habla con tu médico. Algunas veces el exceso de sudor puede ser una señal de que algo no está bien con tu cuerpo.

7. ¡Tómalo con frescura!

Cuando sientas que estás empezando a sudar, no te pongas más nervioso pues eso sólo aumentará el sudor en tu cuerpo. Y no aprietes más los brazos contra el cuerpo ni cierres las manos con fuerza, pues eso sólo las hará sudar más. Lo mejor es que te tranquilices y trates de refrescarte tomando agua bien fría, parándote frente a un ventilador o recibiendo viento fresco.

Y no hagas caso si alguien se burla de tu sudor, pues ten por seguro que no eres el único y que muchos quisieran estar tan tranquilos como tú cuando se les marcan las axilas.

 

Imagen © iStock / Jan Tyler

Comentarios