Comparte este artículo:

El ano es el tubo o canal muscular por el cual se defeca. Mide unos 5 cms en los adultos. El ano contiene vasos sanguíneos, terminaciones nerviosas y entre 6 y 8 glándulas anales.  Hay cuatro trastornos principales que pueden causar dolor o irritación en el ano:

  • Fisura anal – una grieta o herida en la piel del ano.
  • Absceso anal – una bolsa de pus en o cerca del ano.
  • Fístula anal – una especie de agujero o túnel que se forma al drenarse un absceso. Puede llenarse de desechos, oler mal, y volver a causar el absceso.
  • Estrechez anal – un angostamiento del tubo anal. Puede ser causada por cicatrización, tratamientos con radiación de cánceres anales, ciertas enfermedades de transmisión sexual o cirugías para las hemorroides.

Si tienes cualquier dolor anal, sangrado rectal, secreción del recto, o dificultad para defecar, consulta a tu médico o a un proctólogo, que es el especialista indicado. La mayoría de estos trastornos se tratan con medicamentos tomados o locales, ablandadores de las heces y, en algunas ocasiones, cirugía con anestesia.

 

Imagen © iStock / PeterHermesFurian

Comentarios