Comparte este artículo:

Este artículo es cortesía de la American Optometric Association

¿QUÉ ES LA CATARATA?

La catarata es una nubosidad u oscurecimiento que se desarrolla en el lente cristalino del ojo que normalmente es transparente. Esto impide que el lente cristalino enfoque adecuadamente la luz en la retina, en la parte posterior del ojo, lo que trae como resultado una pérdida de la visión. No es una película que crece sobre la superficie del ojo.

Se desconoce exactamente lo que causa la catarata, pero se sabe que los cambios químicos que ocurren dentro del lente cristalino ocasionan que este se nuble. Con frecuencia se piensa que es parte del proceso de envejecimiento natural, pero también puede ser el resultado de un factor hereditario, una lesión o una enfermedad.

La catarata se presenta con más frecuencia en personas mayores de 55 años, pero también se presenta ocasionalmente en personas más jóvenes, incluso en recién nacidos. La catarata se desarrolla generalmente en ambos ojos, aunque con frecuencia a ritmos diferentes. Algunas cataratas se desarrollan lentamente durante años y otras se forman rápidamente en pocos meses.

Mediante un examen completo de la vista, su optómetra puede determinar si tiene catarata o no.

¿CUÁLES SON LOS SÍNTOMAS?

La catarata varía en su desarrollo de una persona a otra, por lo que los síntomas también pueden variar. A continuación se presentan algunos de los síntomas comunes que experimentan las personas:

  • Aumento de la neblina que ocasiona la visión nublada o distorsionada, algunas veces descrita como una película sobre la vista
  • Aumento de la sensibilidad al resplandor de las luces, especialmente cuando se conduce de noche
  • Aumento de la necesidad de más luz para ver con claridad
  • Tendencia a tener mejor vista de cerca debido al incremento de la densidad del lente cristalino
  • Visión doble
  • Pérdida gradual de la intensidad de la visión de los colores
  • Cambio en la graduación de las gafas y etapa en que a algunas personas les es más fácil ver sin gafas: segunda visión.

¿CÓMO SE TRATA?

En la actualidad, no hay un método comprobado que impida la formación de la catarata o que haga que se aclare el lente cristalino nublado después que se ha desarrollado la catarata. Su optómetra puede recetarle cambios en sus gafas o lentes de contacto para ayudarle a ver más claro a medida que se desarrolla su catarata.

Por último, si la catarata le impide realizar sus actividades diarias, su optómetra puede remitirle a un cirujano de la vista para que le extraiga la catarata. La cirugía es relativamente sencilla y tiene un 95% de éxito.

Cuando se le extrae el lente cristalino natural del ojo durante la operación de catarata, se necesita generalmente cierto tipo de tratamiento para lograr una visión clara y confortable. Por lo general, durante la cirugía se realiza el implante de un lente intraocular (intraocular lens implant, IOL) en el ojo. En los casos en que no se puede usar el IOL, puede proporcionarse lentes de contacto o gafas como corrección de la visión después de la operación de catarata. Cualquiera que sea el tratamiento, es importante brindar un cuidado de seguimiento optométrico con regularidad para asegurarse de que usted mantenga tanto una buena visión como una buena salud de los ojos.

Para más información en español de la American Optometric Association, haz clic en el logotipo:


 

 

Imágen © iStockphoto.com / Massimo Merlini

Comentarios