Todos sabemos la importancia de mantener la casa libre de polvo y de gérmenes para combatir alergias y prevenir enfermedades. Sin embargo, con tanto trabajo y actividades que se acumulan durante todo el día, ¿quién tiene tiempo (y ganas) de llegar a la casa y ponerse a limpiar? Como la higiene es algo que no puedes pasar por alto, aquí te brindamos algunos consejos para mantener tu casa limpia en unos cuantos minutos.

Limpiar cada rincón de la casa puede ser una tarea agobiante, y hacerlo realmente a profundidad puede llevar varias horas hasta dejarla realmente limpia. Sin embargo, hoy en día son pocas las mamás (y los papás) que tienen tanto tiempo libre para dedicárselo a esta tarea. Así que vamos a tratar de agilizar y simplificar las cosas para que te quede mucho más tiempo para dedicarlo a la familia o a tu enriquecimiento personal.

La higiene en el hogar es muy importante, no sólo porque es más agradable estar en un lugar limpio y ordenado sino porque de ese modo evitas que se acumule el polvo y los gérmenes que pueden atentar contra tu salud. Por eso, para los padres hiperactivos actuales, he aquí algunas recomendaciones para dejar la casa libre de suciedad, de una manera rápida y eficiente.

Una de las medidas que deberías hacer de una forma rutinaria para agilizar las tareas de limpieza es, de tanto en tanto, desechar las cosas que no utilices. Así se elimina el desorden y la acumulación innecesaria de los objetos que reclamarán de ti más tiempo todavía, al tener necesariamente que limpiarlos u organizarlos en algún lugar de la casa.

Otra medida que facilita las cosas es efectuar algún tipo de  limpieza a diario. Si dejas todo para el fin de semana, por ejemplo, que es tu momento libre, posiblemente la suciedad y el desorden sean tales que difícilmente puedas librarte de la tarea en menos de media hora. Si haces limpiezas rápidas frecuentemente, se te agilizará luego la limpieza más profunda.

En esta tarea de mantener los espacios limpios, es una buena idea involucrar a todos los miembros de la familia. Si los niños ya están en edad de comprender, de paso aprenderán a cumplir metas y a ser más responsables con sus pertenencias.

Para evitar el polvo, todos deben tener en cuenta que hay muchos objetos que son ideales para acumularlo de manera innecesaria: juguetes de peluche, adornos, objetos pequeños… Una buena idea es seleccionar los que realmente valoren y donar o desechar el resto.

Otra tarea importante en tu lucha contra el polvo, es revisar siempre debajo de los muebles y aspirar o barrer continuamente para dejar la zona libre de suciedad.

Más allá de esto, los lugares más difíciles de limpiar y que acumulan más gérmenes son, sin duda, la cocina y el baño.

Empecemos por la cocina. Allí, la parte más sucia suele ser la mesada o mostrador y el fregadero o lavamanos, en donde puede haber humedad y siempre se acumulan impurezas. Para mantenerlos limpios:

  • No dejes nada dentro del fregadero, mucho menos de un día para otro. Se hará todo más difícil al día siguiente. Retira la basura y los restos de los alimentos diariamente.
  • Corrobora que no se tapen las cañerías.
  • Limpia las superficies con algún producto desinfectante o vinagre destilado.
  • Desecha los objetos que no utilices, sobre todo los que puedan oxidarse.

Ahora, el baño. Aquí lo más difícil e importante de mantener desinfectado es la taza sanitaria. Para hacerlo, vierte dos tazas de vinagre blanco o desinfectante para baño en la taza y luego rocía más vinagre o limpiador sobre todas las superficies. Deja que actúe alrededor de 10 minutos mientras realizas otras tareas, y luego frota las superficies y descarga la taza sanitaria (jalar el escusado).

Otras medidas higiénicas para este sector de la casa son:

  • Rocía vinagre blanco o desinfectante en el lavamanos, sin olvidar el grifo ni las agarraderas.
  • Si tienes puertas de vidrio en la bañera, desinféctalas del mismo modo que al lavamanos. Si tienes cortina, ya sea de tela o de plástico, recuerda lavarla regularmente.
  • Controla y quita el polvo y la humedad de las rejillas de la ventilación (respiraderos).
  • No te olvides de desinfectar el piso. También puedes usar vinagre para esta tarea o un producto desinfectante para este propósito.

Con estas simples medidas, el desafío de mantener la casa libre de polvo y de gérmenes puede resultarte un poco más fácil. Si ya tienes tu propio método, ¿cuál es tu secreto para dejar la casa más brillante con menos esfuerzo? Déjanos tus comentarios aquí y en Facebook.

Imágen © iStockphoto.com / kristian sekulic

Comentarios