Comparte este artículo:

Septiembre 22, 2009

Tu salud, la mejor motivación

Las enfermedades cardiovasculares, la diabetes, la hipertensión, el colesterol alto, la obesidad, son enfermedades muy comunes en nuestra comunidad. ¿Crees que son un castigo? ¿Crees que puedes hacer algo al respecto? Hay cosas que están en tus manos. No esperes a que sea demasiado tarde.

Acordaste con tu amiga que iban a salir a dar una caminata por la playa o por el parque antes de empezar el día. Sin embargo, cuando suena tu alarma te das cuenta de que llueve mucho y además, te duele un poco la garganta. ¡Cambio de planes! Decides llamar a tu amiga para que cancelen la caminata de ese día y prefieres hacerte un té caliente y quedarte unas horas en tu cama descansando. A la mañana siguiente te sientes mucho mejor, hace un día espléndido y puedes, en efecto, salir a disfrutar de la playa. Te sientes feliz de que te quedaste un día en casa, de que no te mojaste y de que tu garganta ya no te duele tanto. Hiciste lo correcto: previniste. Tu instinto o tu sentido común te llevaron a cuidarte.

¿Cómo aplicar este mismo principio a otras condiciones o enfermedades crónicas que afectan a los hispanos? Si te diagnosticaron con diabetes, probablemente pensaste que “así es la vida” y que “por algo” dios te mandó esta enfermedad. Esa posición tiene un fuerte ingrediente cultural, puesto que muchos hispanos creen que las enfermedades funcionan como un sistema de recompensas o castigos. Sin embargo, y con todo mi respeto por tus creencias religiosas, tú tienes una gran influencia. Tu estilo de vida en cuanto a tu alimentación y tu actividad física juegan un papel muy importante en la prevención. Por eso, lo importante es que sepas qué puedes controlar y qué no.

Seguir leyendo…

Comentarios