El Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) es una de las enfermedades de transmisión sexual (ETS) más temidas en los últimos tiempos. Aunque no se ha encontrado una cura permanente, un gel vaginal podría proteger a las mujeres de contraer dicha enfermedad, incluso si se aplica varias horas después de haber tenido relaciones sexuales. No te pierdas este interesante artículo.

Si bien se ha avanzado mucho en el tratamiento del Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH), hasta ahora no se ha encontrado una cura definitiva. Pero nuevos avances suceden todos los días, y este podría ser muy importante. Se trata de un gel que si se aplica en la vagina podría proteger a las mujeres de contraer la infección, incluso horas después de haber tenido relaciones sexuales con una persona infectada.

El estudio, publicado en la revista Science Translational Medicine, se realizó en animales. En concreto, el gel antimicrobiano protegió a cinco de seis monos de infectarse con un virus híbrido del Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA) al aplicarse tres horas después de haberse expuesto al virus que causa el SIDA.

Pero además de resultar efectivo luego de haber estado en contacto con el virus, el gel también demostró ser útil para prevenir la infección. Ese fue el resultado en dos de cada tres monos a quienes se les aplicó el gel media hora antes de exponerse al VIH.

Sin duda alguna, la creación de este gel que contiene una solución al 1 por ciento del medicamento contra el VIH denominado raltegravir (Isentress) es algo sin precedentes, pues podría prevenir la infección de las mujeres con el virus antes y después de tener relaciones sexuales con una persona infectada.

Por supuesto, lo ideal es abstenerse de tener relaciones sexuales, pero muchas veces, cuando el sexo no se planea, o cuando ocurre de manera casual sin conocer los antecedentes de la pareja o si sucede de manera involuntaria (en los casos de abuso o violación), este gel podría ser la clave para evitar la transmisión de la enfermedad.

En primer lugar, los investigadores del Centro de Investigación para la Prevención y el Control de Enfermedades en Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés), autores de este estudio, probaron la efectividad del gel antes del contacto al aplicar el gel a tres monos que habían estado expuestos al VIH dos veces a la semana por siete semanas. Al cabo de dicho período de tiempo, dos de los tres monos estaban libres de la infección en comparación con otros diez monos que habían recibido un gel placebo.

Luego, el equipo de especialistas quiso poner a prueba si el gel era efectivo después de la exposición al VIH en seis monos que fueron expuestos a ella dos veces a la semana durante dos meses y medio. Lo hicieron aplicando el gel tres horas después del contacto con el virus. Concretamente, cinco de seis monos estuvieron protegidos de la infección. En contraste, cuatro monos que usaron una versión placebo, sí resultaron infectados con el VIH.

El gel es efectivo pues bloquea la capacidad del virus para integrar su ADN dentro del ADN de las células animales. Este paso, si bien es crucial en la infección, no se da inmediatamente sino después de hasta 6 horas de haberse expuesto al virus. Por eso, este gel es revolucionario, ya que puede actuar antes de que suceda la integración de ADN.

Aunque este es, sin duda, un gran avance en la investigación contra el VIH, los autores del estudio advierten que todavía hacen falta más pruebas antes de poner el gel a la disposición del público en general. Ya que existe la posibilidad de que los resultados que se producen en los animales, no se repitan en los humanos.

Pero una vez que el gel haya pasado por todas las pruebas clínicas que comprueben su efectividad en humanos y que sea aprobado, podría empezar a usarse como un método preventivo tan común como los métodos anticonceptivos populares entre los que se encuentran los condones y los espermicidas.

Mientras tanto, recuerda que la mejor manera de prevenir la transmisión del VIH es teniendo relaciones sexuales con una sola pareja sexual a quien conoces y que sólo tiene relaciones sexuales contigo, que se ha hecho la prueba del VIH y no está infectada o practicando el sexo seguro. Si tienes dudas, consulta con tu médico.

Imagen © Thinkstock / simarik

Comentarios