Comparte este artículo:

iStock_000019505006XSmall_erikreis

Un equipo de investigadores australianos ha descubierto el potencial del medicamento antiparasitario Oxantel para combatir la periodontitis, la forma más avanzada de la enfermedad de las encías.  Esta infección, si no se trata adecuadamente no sólo destruye los tejidos que dan soporte a la dentadura y ocasionan su pérdida, sino además es un factor de riesgo de otras enfermedades como los ataques cardíacos y los accidentes cerebrovasculares.

Cuando insistimos en que todos en tu familia practiquen buenos hábitos de higiene bucal, como: cepillarse los dientes frecuentemente y a conciencia, usar el hilo dental y realizarse limpiezas periódicas, no lo hacemos por gusto. Esas prácticas son las que garantizan una buena salud de la boca y en consecuencia, de todo el organismo. Cuando te cepillas y usas el hilo dental, eliminas los restos de los alimentos que se quedan entre los dientes y que, al estar en contacto con las bacterias que viven en la boca, forman la peligrosa placa bacteriana, que es la culpable de la formación de caries y de la inflamación de las encías, la gingivitis.

Si te cepillas regularmente y te pasas el hilo dental, esa película o placa bacteriana no tiene tiempo de solidificarse, de convertirse en sarro y de dañar las encías.  Pero si te descuidas, las encías comienzan a sufrir. Se calcula que de un 30 a un 47 por ciento de la población adulta estadounidense padece de inflamación de las encías, o gingivitis. Además, de un 5 a un 10 por ciento sufre su forma más severa, la periodontitis. Cuando ésta se produce, la infección va destruyendo los tejidos de soporte de los dientes, incluyendo el hueso de la mandíbula. Como consecuencia, los dientes se van aflojando, y hasta se caen.

Pero eso no es lo peor.  Una infección severa de las encías puede provocar problemas de salud mucho más graves, ya que se ha relacionado como factor de riesgo de la enfermedad cardíaca y los accidentes cerebrovasculares. Además, hay estudios que la asocian con la diabetes, el Alzheimer, el cáncer colorrectal y la artritis reumatoide.

El tratamiento para la periodontitis incluye el uso de antibióticos y las limpiezas profundas, en las que se raspa la placa alojada alrededor de las raíces de los dientes.  Es un proceso molesto y costoso que no tiene resultados definitivos. Muchas veces, el problema persiste y hay que tener mucha disciplina y cuidado para mantener las encías saludables.

Además del raspado en la consulta del dentista, ¿qué más podría inhibir el desarrollo de la placa bacteriana? Ese fue el propósito de un estudio reciente realizado en la Universidad de Melbourne, Australia, dirigido por el doctor Eric Reynolds. Su equipo se dedicó a estudiar las combinaciones de bacterias que habitan en la boca y los factores que estimulan su crecimiento o que lo detienen.  De esa forma, utilizando modelos animales, en este caso, de ratones de laboratorio, encontraron que el medicamento Oxantel, utilizado actualmente para el tratamiento de los parásitos intestinales, es capaz de parar el crecimiento de las bacterias bucales. ¿Cómo lo hace?  Los investigadores australianos encontraron que el medicamento interfiere con la formación de una enzima, la fumarato reductasa, que las bacterias necesitan para la formación de la placa. De esa forma, comprobaron que el medicamento resulta efectivo para reducir el crecimiento de las placas bacterianas que contienen P. gingivalis (Porphyromona gingivalis), una de las bacterias principales que integran la placa que afecta las encías en los humanos.  Los resultados del estudio se publicaron en detalle en la publicación Antimicrobial Agents and Chemotherapy.

No es la primera vez que el mismo medicamento puede usarse para proteger la salud en distintos frentes y el Oxantel es uno de ellos. Su efectividad para impedir la proliferación de las bacterias bucales ya ha sido demostrada en los laboratorios australianos, pero habría que esperar su ingreso al mercado como alternativa para evitar las infecciones de las encías. Mientras tanto, concéntrate en los métodos tradicionales: tu cepillo de dientes, un buen cepillado y el hilo dental como parte de tu rutina diaria de higiene dental.

Imagen © iStockphoto.com / erikreis

Comentarios