¿Quién dijo que dormir la siesta es una costumbre anticuada, de pueblo o imposible de practicar en las grandes ciudades, donde el ritmo de vida te obliga a mantenerte despierto/a y activo/a sin interrupciones a lo largo de todo el día? Un estudio reciente encontró que, a pesar del estrés, las personas que duermen un periodo corto durante el día tienen niveles de presión arterial adecuados. Así que para mantener un corazón sano, la siesta puede ser una gran aliada.

Si la gran cantidad de actividades que tienes durante el día y el ritmo de vida tan acelerado que llevas no te dan respiro y la idea de tomarte unos minutos para relajarte y dormir durante la tarde te parece una idea graciosa e imposible de lograr, quizá también pienses que la siesta se duerme en los pueblos pequeños o en las zonas rurales en donde la vida es más tranquila. Posiblemente pienses que no sucede en las grandes ciudades modernas en donde el tiempo es oro y no se puede desaprovechar ni un minuto.

Si esto es lo que crees, este artículo podría interesarte: ¿qué dirías si dormir la siesta se convierte en una inversión para la salud de tu corazón, tanto como hacer ejercicio a diario?, ¿seguirías pensando que es una pérdida de tiempo o, tratarías de buscar un rinconcito en donde puedas cerrar tranquilamente los ojos, luego del almuerzo?

La siesta es la costumbre de dormir algunos minutos (entre 20 y 30 sería lo ideal) después de haber tomado el almuerzo, en busca de reunir energías para el resto de la jornada. La sensación de cansancio o la necesidad de reponer energías luego del almuerzo tiene una explicación física: tu cuerpo está utilizando su fuerza para hacer la digestión, lo que causa que te de un poquitín de sueño, sobre todo si el almuerzo ha sido abundante.

Es cierto que muchas veces resulta difícil poder dormir la siesta, especialmente si estás en el trabajo o en la oficina, pero cada vez más estudios demuestran los beneficios que unos minutos de recuperación pueden darle a tu cuerpo. De ser así, ¿no crees que valdría la pena que buscaras la forma de cerrar los ojos aunque sea unos minutos?

Al respecto, un estudio desarrollado por investigadores del Allegheny College en Meadville, Pensilvania, en los Estados Unidos, sugiere que una siesta durante el día de mínimo 45 minutos puede ayudar a la gente estresada a reducir su presión arterial y a proteger la salud de su corazón.

Esto no quiere decir que te acuestes a dormir toda la tarde. Por el contario, el tomar siestas largas puede modificar tu ritmo de sueño y generarte problemas para dormir durante la noche.

De hecho, algunos estudios sugieren que cuando las personas mayores toman siestas prolongadas pueden ser un indicador de algún problema del corazón, por lo cual deberían hacerse chequeos y consultarlo con su médico que descarte esta situación o pueda indicar como controlarla.

Otras cosas que puedes hacer para proteger la salud de tu corazón son:

  • Conocer tu presión arterial y mantenerla controlada.
  • Hacer ejercicio de manera regular.
  • Conocer tus niveles de colesterol y triglicéridos y mantenerlos controlados.
  • Hacerte exámenes para detectar si tienes diabetes, y si es así mantenerla bajo control.
  • Comer muchas frutas y verduras.
  • Mantener un peso saludable.
  • No fumar.

A estas recomendaciones, por qué no, también puedes añadirle una agradable siesta después del almuerzo, que no dure mucho más de media hora, para reponer energías, mantener la presión arterial a raya y cuidar la salud de tu corazón.

Imágen © iStockphoto.com / Martti Salmela

Comentarios