Comparte este artículo:

El VPH es una enfermedad de transmisión sexual que aumenta el riesgo de desarrollar distintos tipos de cáncer, tanto en los hombres como en las mujeres, aunque es a ellas a quienes más afecta. Por eso, hace unos años se lanzó al mercado una vacuna que se recomienda aplicar en tres dosis en el transcurso de un año. Ahora, una investigación demuestra que una sola dosis podría ser suficiente para prevenir el contagio.

Hace unos años, los pacientes y los médicos celebramos la aparición de una vacuna nueva contra el Virus del Papiloma Humano o VPH, una enfermedad de transmisión sexual que con el tiempo puede causar cambios en el cuello de la matriz (el cérvix) que se vuelvan cancerosos, desarrollando un cáncer del cuello de útero. Además, esta enfermedad se ha asociado con otros tipos de cáncer, como el cáncer del pene, el cáncer anal, el cáncer de la garganta y el cáncer de la boca. Por eso es importante que, tanto las mujeres como los hombres, eviten el contagio del VPH.

Actualmente, la recomendación es aplicar tres dosis de esta vacuna que deben darse en el transcurso de un año, para prevenir la enfermedad. Sin embargo, ahora, un grupo de investigadores del Instituto Nacional del Cáncer de los Estados Unidos ha comprobado que tan solo una dosis de esta vacuna podría ser suficiente para brindar protección, ya que cuatro años después de haberse aplicado la primera dosis, los niveles de los anticuerpos contra el VPH (que es la respuesta que genera el organismo para reconocer y atacar al virus) seguían siendo elevados y estables (menores que los de quienes recibieron dos o tres dosis, pero suficientes para brindar protección).

Para llegar a estos datos, que han sido publicados en la revista Cancer Prevention Research, los investigadores consideraron los datos de un ensayo previo que se había hecho para evaluar la eficacia de una de las dos vacunas contra el VPH autorizadas, denominada Cervarix, en unas mujeres de Costa Rica, entre las cuales alrededor de un 20% no había recibido las tres dosis recomendadas. Recuerda que la primera vacuna que se introdujo al mercado fue Gardasil, desarrollada por la compañía farmacéutica Merck, que fue aprobada en los Estados Unidos en 2006. Luego, en 2009, se aprobó el uso de Cervarix, otra versión de la vacuna elaborada por GlaxoSmithKline.

Entonces, los científicos midieron los niveles de los anticuerpos en 78, 192 y 120 mujeres que habían recibido una, dos o tres dosis de la vacuna; y los compararon con los de otras 113 mujeres que no habían sido vacunadas.

Así detectaron que, en los tres grupos de mujeres vacunadas había presencia de anticuerpos contra el VPH; y aunque el nivel era proporcional al número de dosis recibidas, los investigadores concluyeron que, incluso con una sola dosis se obtiene un nivel de protección efectivo. De hecho, las mujeres que habían recibido una o dos dosis tenían entre cinco y 24 veces más anticuerpos que aquellas que no habían sido vacunadas.

De esta forma, estos resultados pueden ayudar a diseñar nuevos planes de vacunación, más económicos y accesibles. De todos modos, todavía es necesario que se hagan más estudios que confirmen estos datos, antes de cambiar las guías oficiales de vacunación. Además, hay que tener en cuenta que el trabajo se llevó a cabo con Cervarix, una de las dos vacunas disponibles en la actualidad, dirigida únicamente contra dos de las cepas del papiloma asociadas al cáncer (la 16 y la 18) y hay que comprobar si se logra la misma protección con una sola dosis de Gardasil, que es la otra vacuna disponible, que previene la transmisión de cuatro cepas.

Estas vacunas son especialmente efectivas en las adolescentes, entre los 14 y los 19 años de edad. Por eso, no dejes de recomendarla entre las jóvenes que conozcas y es importante que adviertas que esto no es un pase para el sexo libre, la vacuna sólo es efectiva contra el VPH pero existen otras enfermedades de transmisión sexual, por eso, además de la vacuna, siempre es importante tener sexo seguro.

 

Imagen © iStockphoto.com / betyarlaca

Comentarios