Comparte este artículo:

¿Quieres disfrutar de las últimas vacaciones románticas con tu esposo antes de que nazca tu bebé? ¿Se casa tu mejor amiga en otra ciudad o país y no quieres faltar pero no estás segura de si puedes viajar embarazada? Estas situaciones hacen que las mujeres se pregunten si es seguro viajar en avión durante el embarazo.

“Me han dicho que viajar en avión durante el primer o tercer trimestre del embarazo no es recomendable”, oí decir a una chica embarazada que tomaba café con sus amigas. Esto es sin duda, porque respecto al tema existen muchas dudas y pocas veces las mujeres embarazadas le preguntan esto a sus doctores.

Por lo general, viajar en avión durante el período de gestación no implica ningún riesgo importante ni para tu salud ni para la de tu bebé. Sin embargo, siempre es mejor consultar con tu médico obstetra si es que tienes planes de viajar en avión, pues cada mujer es distinta y algunas condiciones especiales pueden incrementar el riesgo de que tengas problemas durante el vuelo. Algunas de ellas incluyen anemia, desórdenes relacionados con la coagulación de la sangre e insuficiencia en la placenta.

Un consejo: el mejor momento para viajar embarazada, es entre las 14 y las 28 semanas, pues es cuando probablemente te sentirás muy bien físicamente. Las náuseas y los malestares de las primeras semanas ya habrán pasado y el riesgo de un aborto espontáneo o de un nacimiento prematuro están en su punto más bajo. Otro consejo es que le preguntes a la aerolínea si tienen alguna restricción al respecto. Es probable que después de cierta semana ya no permitan que viajes porque puede estar muy cerca el momento del nacimiento. Por lo general, después de las 36 semanas de embarazo, tu médico también te aconsejará que te quedes en casa y pospongas tu viaje.

En caso de que tengas que volar, hay ciertos aspectos a tener en cuenta:

  • Pídele a la aerolínea que te de una silla cómoda, por lo general en un pasillo y con más espacio para tus piernas. Además, que sea de las sillas en la parte delantera del avión que tienden moverse menos. Así que pide una en las 10 primeras filas.
  • Levántate a caminar durante el vuelo para promover la circulación de la sangre. Haz también movimientos circulares con los pies y las piernas.
  • Toma mucho agua. Estar hidratada es muy importante, recuerda que el aire presurizado de los aviones deshidrata mucho.

Si tienes que volar durante tu embarazo, consulta con tu médico. El o ella sabrá darte las pautas para que tengas un vuelo placentero, o te indicará cuándo es el mejor momento para que lo hagas. No creas lo que te dicen otras personas, aunque sea con la mejor intención. Obtén la información de primera mano del profesional que está tu cargo, recuerda que cada caso es diferente.

Comentarios