Comparte este artículo:

Hoy debería llegarte el período, pero no hay señales de nada. Los nervios aumentan con las horas del día, y mientras tanto te estás preguntando si hay posibilidades de que estés embarazada. ¿Cómo puedes saber si lo estás? Una prueba casera de embarazo puede ayudarte a encontrar esa respuesta, pero no sabes cómo funciona ni si realmente sirven o no. En Vida y Salud te damos respuestas a algunas de esas dudas.

¿Qué es?

La prueba casera de embarazo es una solución económica, sencilla y rápida a tus dudas sobre si estás embarazada o no. Puedes comprarla en cualquier farmacia, hacerla en tu casa y conocer los resultados al cabo de un par de minutos.

¿Cómo funciona?

Este tipo de pruebas busca la presencia de una hormona llamada gonadotropina coriónica humana (GCH), conocida comúnmente como “la hormona del embarazo” en tu orina. Tu cuerpo empieza a producir esta hormona alrededor de 8 días después de la fertilización, cuando el óvulo fecundado (tu futuro bebé) ya se ha implantado en el útero.

¿Cómo se hace?

Todo depende de la prueba de embarazo que compres. Algunas pruebas se hacen colocando un palillo o un polvo dentro de un recipiente con una muestra de tu orina, y otras se hacen simplemente poniendo una tira química bajo el flujo de orina. Sin embargo, la idea básica es la misma: el palillo, la tira o el polvo, tienen componentes químicos que, al entrar en contacto con la orina, reaccionan de una manera u otra dependiendo de si la hormona GCH está presente o no. La reacción puede ser cambiando de color o mostrando algunas marcas en el palillo o en la tira que indican si estás embarazada o si no lo estás.

Para hacer las pruebas de embarazo correctamente, es importante que sigas las instrucciones al pie de la letra.

¿Cuándo debes hacértela?

¡Esa es la pregunta clave! Así estés nerviosa desde el primer día que te falta el período, aún no es tiempo de hacerte la prueba. Debes esperar 1 semana para obtener un resultado acertado. Además, es mejor que te realices la prueba de embarazo en la mañana, con la primera orina del día, para que se detecte más fácilmente la hormona GCH.

¿Es confiable?

La mayoría de las pruebas caseras de embarazo son confiables, pero algunas son más sensibles que otras para detectar la hormona GCH. Eso puede incidir en que te den un resultado negativo a pesar de que estés embarazada, especialmente cuando estás muy al principio del embarazo, pues la cantidad de hormonas GCH es todavía muy baja y la sensibilidad de la prueba no alcanza a detectarlas. Una razón más para esperar una semana después de que te debía llegar el período.

¿Qué diferencia hay con un análisis de sangre?

A diferencia de la prueba casera de embarazo, el análisis de sangre no es tan sencillo pues cuesta un poco más, requiere de estudios en el laboratorio y los resultados pueden tardar de un día para otro.

Pero más allá de eso, ¿son diferentes? Sí y no. El análisis de sangre también busca la presencia de la hormona GCH. Pero la metodología utilizada hace que la prueba de sangre puede ser mucho más acertada y exacta que una prueba casera, y además te permite identificar un embarazo antes.

Si las dudas te tienen muy nerviosa, una prueba casera puede ser una gran ayuda para saber de forma rápida y sencilla si estás o no embarazada. Si te sale negativa la primera vez, pero tú realmente crees que estás embarazada o el período sigue sin llegar, lo más recomendable es que te la hagas una segunda vez una semana después o que pidas un análisis de sangre en un laboratorio. Así podrás estar segura de si esperas un bebé o no.

Actualización de un artículo originalmente publicado en el 2009.

Imagen © iStock / alexxx1981

Comentarios