Comparte este artículo:

Sí, aunque suene extraño, también sucede. A pesar de que no es tan frecuente, los hombres también pueden ser víctimas de violencia en una relación de pareja ya sea heterosexual u homosexual. Aprende a reconocer las señales de una relación violenta.

La idea de que los hombres son duros e insensibles, es un estereotipo que necesitamos desechar. Muchos hombres terminan en relaciones con personas dominantes y abusadoras. Piensa cuántos de tus amigos hombres están con una pareja que les hace daño, aunque sea emocionalmente… al menos 1 o 2 vendrán a tu mente. Tal vez tú puedes ser uno de ellos y aún no te has dado cuenta.

Si, aunque un hombre puede ser más fuerte, no está exento de recibir maltrato físico por parte de su pareja mujer, o aún más cuando su pareja es otro hombre. Además, la violencia doméstica no es sólo física, también pueden maltratarte psicológicamente o abusar de ti sexualmente.

La violencia doméstica contra los hombres es mucho más difícil de identificar que la de las mujeres. No sólo porque es menos común, sino además porque el estereotipo del abusador no es tan claro. Por un lado, puedes creer que las reacciones de tu compañera son iguales a las de todas las mujeres… celosas, compulsivas, regañonas. Y por otro lado, si estás en una situación homosexual, probablemente creas que es normal o no te atrevas a pedir ayuda.

Por eso es importante que aprendas a reconocer las señales que identifican a una pareja violenta:

  • No controla los celos, cuestiona constantemente tu fidelidad y te espía
  • Tiene actitudes posesivas, no te quiere lejos o que hagas cosas diferentes
  • Te insulta y se burla de ti frecuentemente
  • Te impide hacer tus actividades favoritas
  • No le gusta que salgas solo, que visites a tu familia o que compartas con tus amigos
  • Controla tu vida día a día, minuto a minuto
  • Controla tus gastos, tus deudas, tus ahorros
  • Reacciona violentamente cuando discuten: te grita, intenta golpearte aunque sea suavemente o golpea las cosas a su alrededor
  • Temes que se ponga de mal genio por tonterías (bobadas)
  • Si es una pareja homosexual, te amenaza con contarlo a tus amigos y a tu familia, o incluso cuestiona tu “verdadera” homosexualidad
  • Te obliga a tener relaciones sexuales cuando no quieres o te golpea durante la relación y te dice que es parte del erotismo
  • Se pone agresiva cuando bebe o consume drogas
  • Te dice que reacciona violentamente porque tú lo provocas
  • Te dice que nadie te va a creer si buscas ayuda, ya sea porque no es cierto que las mujeres maltraten a los hombres o porque las autoridades no ayudan a los homosexuales

¿Te está pasando algo parecido? No esperes a que la situación se agrave. Intenta hablar con alguien de confianza, un amigo, un familiar, un profesional. Notarás que al hablarlo, te vas a aliviar de un peso y podrás empezar a ver la situación con más claridad.

Comentarios