Comparte este artículo:

Involucrada en procesos vitales en el cuerpo, la vitamina B2 no debe faltar en tu dieta. Entérate qué dice la ciencia y qué precauciones e interacciones tiene la riboflavina.

La vitamina B2 o riboflavina pertenece al grupo de vitaminas del complejo B y es necesaria para el crecimiento corporal, para el metabolismo de los carbohidratos, las proteínas y las grasas. Ayuda a que el cuerpo utilice el oxígeno.

Es una vitamina soluble en agua que no se almacena en el cuerpo, por lo que debe reponerse diariamente. Funciona como antioxidante al proteger al organismo de los radicales libres y ayuda en conjunto con las otras vitaminas del complejo B, para el bienestar de la piel, cabello, ojos e hígado, y para que el sistema nervioso funcione adecuadamente.

¿Dónde se obtiene?

Las principales fuentes de riboflavina son los productos lácteos, huevos, hortalizas de hoja verde, carnes magras, levadura de cerveza, legumbres, almendras y nueces.

También algunos panes y cereales están enriquecidos con riboflavina.

Se recomienda no almacenar los alimentos que contengan vitamina B2 en recipientes de vidrio expuestos a la luz, ya que ésta lo destruye. Así mismo algunos procedimientos de cocción como freír o hervir, pueden destruir esta vitamina.

Algunas condiciones pueden aumentar los requerimientos de vitamina B2: infecciones, quemaduras, enfermedades crónicas, enfermedades intestinales, enfermedad del hígado, estrés crónico, fiebre crónica, alcoholismo, entre otras.

La deficiencia de vitamina B2 puede estar relacionada con el uso de algunos medicamentos como ansiolíticos, anticonceptivos, antibióticos y antidepresivos. La ausencia de lácteos y la mala absorción intestinal pueden ser otras causas de la carencia de riboflavina.

La riboflavina se encuentra en la mayoría de los multivitamínicos del complejo B o también la puedes encontrar sola en suplementos. Está disponible como cápsulas o tabletas.

¿Qué dice la ciencia?

La riboflavina se usa para prevenir y tratar la deficiencia  de vitamina B2 en el organismo. La deficiencia de vitamina B2 no es común. Las personas que están en riesgo son los alcohólicos, las personas de la tercera edad, los que tienen una alimentación muy deficiente o problemas de malabsorción intestinal. Los síntomas incluyen: anemia, úlceras en los labios y/o en la boca, inflamación de la mucosa ora,  picazón en la piel de la nariz,  ardor y picazón en los ojos, dolor de garganta y/o alteraciones en la piel.

La suplementación con vitamina B2 también se recomienda cuando se da fototerapia en el tratamiento de la ictericia neonatal.

Los niveles adecuados de vitamina B2 junto con otros nutrientes son importantes para una buena visión. Algunos estudios sugieren que la riboflavina podría ayudar a prevenir las cataratas. Sin embargo, se requiere más investigación en este campo para apoyar  su uso en esta área.

Algunos estudios sugieren que la riboflavina es útil en las personas que padecen migraña para reducir la duración y la periodicidad con la que la padecen, sin embargo. Aún así, se requieren más investigaciones que lo corroboren.

Los niveles bajos de riboflavina se asocian con riesgo de padecer cáncer del esófago. Ciertos estudios indican que esta vitamina puede ayudar en la prevención de este tipo de cáncer. Aún así se necesitan investigaciones adicionales antes de llegar a una conclusión, pues la evidencia hasta el momento es dudosa.

La efectividad de la riboflavina para ayudar con el tratamiento del acné, algunos tipos de anemia, los calambres musculares, el estrés, trastornos de la piel y mejora en el rendimiento deportivo son mixtos, o sea, que es necesario realizar más estudios para obtener más información.

Precauciones e interacciones

Tomar cualquiera de las vitaminas del complejo B por periodos prolongados, puede provocar un desequilibrio de las otras vitaminas B que son importantes para el organismo. Debido a esto, es preferible tomar un multivitamínico del complejo que incluya todas.

La cantidad de vitamina B2 que se requiere depende de tu edad, sexo y factores como el embarazo, la lactancia o problemas médicos. Es importante consultar con un médico.

La mejor forma de obtener los requerimientos diarios de vitaminas, es a través de una dieta balanceada.

Al ser una vitamina hidrosoluble, la vitamina B2 se elimina fácilmente del cuerpo a través de la orina y no se han reportado casos de toxicidad. El consumo de riboflavina en exceso o por periodos prolongados puede causar sensibilidad a la luz,  sensación de ardor y que la orina tome un color más amarillento de lo normal.  Pero, éstos no son síntomas peligrosos ni causa de alarma, pues desaparecen al poco tiempo de dejar de tomarla.

Idealmente tu médico determinará si necesitas tomar suplementos de vitamina B2.

La vitamina B2 o riboflavina puede tener interacciones con algunos medicamentos. Por ejemplo: algunos como los antidepresivos tricíclicos (Imipramina, Amitriptilina, etc.) y los antipsicóticos (como la Clorpromazina) pueden bajar los niveles de la vitamina B 12. Por otro lado, el Metotrexate y el Dilantín pueden interferir en cómo utiliza el cuerpo la riboflavina o en los niveles en la sangre. Los anticolinérgicos hacen que la riboflavina no se absorba bien y la vitamina B12 hace que la tetraciclina no se absorba bien. Estos son sólo algunos ejemplos. También hay interacciones con hierbas, suplementos, el alcohol, en fin.

Si tomas cualquier vitamina, suplemento o hierba, recuerda que los suplementos no sustituyen una dieta balanceada y no proporcionan energía. La vitamina B2 o rivoflavina contribuye al crecimiento y a otros procesos importantes en el funcionamiento del cuerpo. La mayoría de las personas obtienen suficiente vitamina B2 de los alimentos. Si tienes dudas acerca de tu caso particular, consulta con tu médico.

 

Imagen © iStock / bluecinema

Comentarios