Comparte este artículo:

El día 15 de octubre se ha seleccionado en los Estados Unidos como el Día Nacional Latino para la Concientización del Sida. Con el lema: “Salve una vida, puede ser la suya”, se exhorta a toda la comunidad latina (a la que reside en el país, pero también en el mundo entero), a que se informe acerca de esta enfermedad, acerca de sus causas y de tratamientos, así como de la importancia de la prueba para detectarlo a tiempo. Infórmate y actúa para proteger tu vida y la de tus seres queridos.

La infección por el VIH (virus de inmunodeficiencia humana) sigue siendo una de las principales preocupaciones de salud en todo el mundo. Según la Organización Mundial para la Salud, en 2009 había 33,3 millones de personas con VIH en el mundo, de las cuales casi 3 millones pertenecían al continente americano.  A su vez, 1.8 millones de enfermos murieron a causa del Sida (Síndrome de inmunodeficiencia adquirida) a nivel global, de los cuales casi 100 mil fallecieron en América.

En los Estados Unidos, según datos del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), en el año 2008 la población latina representaba el 19 por ciento de los casos diagnosticados con VIH en el país, mientras que en el 2007 fue la quinta causa principal de muerte entre los hispanos de entre los 35 y los 44 años de edad y la sexta causa de muerte entre latinos de los 25 a los 34 años de edad.

Para que estos números no sigan aumentando, es importante que todos estén informados sobre el virus, sus riesgos y la forma de protegerse del contagio y de proteger a los demás. Para ayudarte con esta tarea, aquí te recordamos algunos datos básicos sobre la enfermedad.

Las recomendaciones principales con respecto a esta enfermedad parecen obvias pero nunca están de más. Una de ellas es la prevención. Como dice el refrán, más vale prevenir que curar. Para ello debes tener en claro las dos maneras principales mediante las cuales puedes contraer el virus, para que puedas protegerte y evitar situaciones de riesgo.

La otra es que te animes a hacerte una prueba del VIH, en especial si has corrido algún riesgo, ya que cuanto antes detectes la enfermedad, más posibilidades tendrás de combatirla y de mantenerte fuerte y saludable por más tiempo.

Recuerda que el VIH es un virus que ataca a tu sistema de defensas, lo debilita y permite que puedas desarrollar SIDA https://www.vidaysalud.com/su-salud-de-a-a-z/vih-sida/ , con problemas de salud más graves que pueden llevarte a la muerte. Antes de que eso ocurra, el virus puede vivir mucho tiempo dentro del cuerpo sin dar ningún síntoma.

En la actualidad, existen nuevas drogas, como los antirretrovirales, que les permiten a los enfermos mantener una buena calidad de vida por más tiempo. Además, las investigaciones en este campo son continuas y a menudo se siguen detectando nuevos avances.

Ahora bien, repasemos cuales son las principales formas de contagio. El virus del SIDA se transmite a través de la sangre, del semen o del flujo vaginal. Así, la mayoría de la gente lo adquiere al tener relaciones sexuales sin protección con alguien que está infectado y a través del uso compartido de agujas, jeringas, agua para enjuagar y otros suplementos usados en la preparación de drogas ilegales para inyectarse. Pero también hay otras vías de contagio. Las mamás con VIH, por ejemplo, pueden transmitirles la enfermedad a sus bebés al nacer.

Lo que puedes hacer para cuidarte y prevenir el contagio

• Mantén relaciones sexuales seguras, que sean sólo entre dos personas que no estén infectadas por el VIH, que solamente tengan sexo entre sí y que no usen drogas inyectables.

• Usa siempre condones si no tienes una pareja estable o si tienes dudas de si tu pareja está infectada o teniendo relaciones sexuales con alguien más.

• Si tu pareja se rehúsa a usar un condón, usa un condón para mujeres. No son tan efectivos como los de los hombres, pero ofrecen cierto grado de protección.

• No dejes que la sangre, el semen, la orina, el flujo vaginal o la materia fecal de nadie penetre en tu ano, tu vagina o tu boca (las relaciones anales sin protección son más riesgosas que las vaginales y, entre los hombres, las relaciones anales receptivas son más riesgosas que las de inserción).

• No compartas agujas, jeringas, objetos cortantes como tijeras u hojitas de afeitar ni cepillos de dientes.

Por último, mantente informado sobre la enfermedad y corrige errores o prejuicios que puedas tener con respecto al SIDA, tales como estos mitos sobre el VIH que compartimos en otro artículo de VidaySalud.com.

Y si eres portador o portadora del virus, habla con tu pareja sobre el tema y busquen juntos el mejor modo de protegerse. El mantener una actitud responsable frente a esta enfermedad es una de las claves para enfrentarla y evitar que afecte a más personas.

Imágen © iStockphoto.com / Valentín Garcia Rodriguez

Comentarios