Comparte este artículo:

Cada año, 156 de cada 10,000 hombres en Estados Unidos recibirán un diagnóstico de cáncer de la próstata, la segunda causa de muerte por cáncer entre los hombres de todas las edades. Por ser tan común es importante detectarlo y combatirlo a tiempo. En la batalla contra el cáncer de la próstata se han utilizado todo tipo de métodos, incluyendo el de la prevención mediante suplementos nutricionales como el selenio, la soja (soya)  y la vitamina E. Desafortunadamente, un estudio reciente desmiente la eficacia de estos suplementos a la hora de mantener a raya este tipo de cáncer.

Prevenir es mejor que lamentar, dice el refrán. Y siguiendo ese sabio consejo, los hombres han intentado mantener alejado a un mortal enemigo, el cáncer de la próstata, con un estilo de vida más saludable y tomando sustancias antioxidantes como el selenio, la vitamina E y otras como la soja, cuyas propiedades, se pensaba, servían para prevenir la enfermedad.  Entre esos hombres está Eduardo, con antecedentes de cáncer de la próstata en su familia. Además de su multivitamina, toma diariamente cápsulas de selenio, de vitamina E y soja (soya) confiando en que lo protejan contra el cáncer de la próstata.  ¿Está Eduardo en lo cierto?

Un equipo de investigadores en Canadá demostró que el uso diario, durante tres años, de vitamina E, selenio y soja (soya) no beneficia a los hombres como Eduardo con alto riesgo de desarrollar cáncer de la próstata. Esta conclusión se deriva de un estudio mucho más amplio realizado entre hombres sin grandes riesgos de desarrollar cáncer, y que tampoco encontró que el uso del selenio o la vitamina E sea efectivo para evitar el cáncer prostático.

La reputación benéfica de dichos suplementos se desplomó al efectuarse una reciente investigación dirigida por el doctor Neil Fleshner, coautor del estudio y jefe  del Departamento de Urología del University Health Network, en Toronto. El equipo seleccionó al azar a 303 hombres para que tomaran diariamente, durante tres años, una dosis de una mezcla de los suplementos o un polvo similar sin efectos en el cuerpo (un placebo).

La combinación de suplementos a ingerir se determinó en las proporciones siguientes: 40 gramos de soja (un tercio de taza), 800 unidades internacionales de vitamina E (35 veces el nivel dietético recomendado al día) y 0.2 miligramos de selenio (cuatro veces la cantidad recomendada diariamente).

Todos los participantes tenían señales de la existencia de células precancerosas, lo que les elevaba el riesgo de desarrollar cáncer prostático.

Cuando el equipo comparó la cantidad de casos de cáncer desarrollados entre los participantes de cada grupo, los resultados fueron casi idénticos: 26 de cada 100 hombres desarrollaron cáncer de la próstata en tres años, sin importar si habían tomado los suplementos o el placebo. “No hubo beneficio”, concluyó el Dr. Fleshner.

Estos datos contradicen los resultados de estudios previos sobre la soja (soya). Fleshner explicó que las tasas de cáncer de próstata son mucho más bajas en países como China y Japón, donde se consumen mayores cantidades de ella, que en los Estados Unidos o en Canadá.

Los resultados no descartan que la soja ayude a los que la consumen frecuentemente durante décadas, pero tres años de consumo no parecen ayudar a prevenir la enfermedad.

El Instituto de Investigación de la Sociedad Canadiense del Cáncer financió el estudio mientras que una empresa que produce los suplementos proporcionó los productos utilizados por los participantes.

“Ante la falta de datos científicos más sólidos sobre la vitamina E y el selenio, debemos seguir adelante”, dijo el Dr. Eric Klein, presidente del Instituto Urológico y Renal Glickman de la Clínica Cleveland, quien dirigió el estudio realizado anteriormente en el 2008.

Fleshner coincidió con Klein, que no participó del nuevo estudio, en que existe suficiente información como para abandonar las investigaciones sobre la vitamina E, el selenio y la soja, y sus beneficios potenciales en la prevención del cáncer de la próstata.

La lucha contra el cáncer continúa a pesar de todo. “Tenemos que buscar nuevas estrategias y nuevos agentes nutricionales”, declaró Fleshner. Aquí encontrarás recomendaciones que te ayudarán a disminuir tu riesgo de desarrollar cáncer de la próstata y más información acerca de esta enfermedad.

Imágen © iStockphoto.com / Marcela Barsse

Comentarios