Comparte este artículo:

Presente en varios alimentos, añadido a otros y disponible en suplementos, el selenio es un elemento nutricional indispensable para el cuerpo humano ¿Conoces su función?

El selenio es un nutriente esencial que el cuerpo necesita para el crecimiento adecuado y para mantenerse sano. Interviene en la función de la glándula tiroidea, la producción del ADN, en la reproducción y para proteger el cuerpo contra infecciones y el daño causado por los radicales libres.

Se trata de un oligoelemento que necesitamos sólo en pequeñas cantidades. Tu cuerpo generalmente lo obtiene a través de la alimentación. Se encuentra presente naturalmente en muchos alimentos.

Los mariscos, las carnes rojas, el pescado (atún, macarela, arenque), los huevos, el hígado y el pollo son buenas fuentes de selenio. Las carnes obtenidas de animales que comieron granos o plantas provenientes de suelos ricos en selenio tienen niveles más altos de este mineral.

También los vegetales, el ajo, el germen de trigo, la levadura de cerveza, los granos y los panes enriquecidos son buenas fuentes de selenio. La cantidad de selenio en las verduras, depende de la cantidad del mineral que estaba presente en el suelo donde la planta creció.

El selenio se encuentra en muchos suplementos multivitamínicos y dietéticos que se encuentran en diferentes presentaciones, incluyendo tabletas o cápsulas. Está disponible en distintas formas, entre ellas selenometionina y selenato de sodio.

Funciones

Algunas investigaciones han demostrado que el selenio puede ayudar al cuerpo a producir enzimas antioxidantes, las cuales son importantes en la prevención del daño celular.

Se cree que ayuda a proteger al cuerpo de los efectos tóxicos de algunos metales pesados y otras sustancias dañinas, pero hacen falta más investigaciones que lo comprueben.

Aunque algunos han utilizado al selenio tratar de para prevenir algunos cánceres y enfermedades cardiovasculares, así como para incrementar la fertilidad masculina, pues se cree que este mineral aumenta la producción del semen y la motilidad de los espermatozoides, pero hacen falta estudios científicos que comprueben su eficacia para estos usos.

Algunos estudios sugieren que el cuerpo necesita selenio para que el sistema inmunológico trabaje bien. También se ha dicho que el selenio, junto con otros minerales, puede ayudar a combatir infecciones. Pero, se necesitan investigaciones adicionales antes de llegar a una conclusión.

Algunos estudios sugieren que las personas con asma tienden a tener niveles bajos de selenio en la sangre y que quizá los suplementos podrían llegar a ser útiles, sin embargo la mayoría de los estudios en los que se les ha dado selenio a los participantes y se les ha comparado con un grupo de control con asma también, no han mostrado ninguna diferencia en los síntomas. Es necesario realizar más estudios que determinen si realmente el selenio podría ayudar a las personas que padecen de asma.

Algunos estudios sugieren que el selenio en combinación con el aceite de pescado, los fructooligosacáridos, la goma arábiga, la vitamina E y la vitamina C podrían tener cierto beneficio en la reducción de la inflamación asociada con la colitis. Pero los resultados no han sido definitivos y continúan las investigaciones.

Otros estudios preliminares sugieren que las vitaminas y el selenio podrían retrasar el avance del VIH cuando se inician en las primeras etapas de la enfermedad, pero se requiere más investigación para confirmar estas conclusiones.

Deficiencia de selenio

Es rara la deficiencia de selenio, pero puede ocurrir cuando una persona es alimentada por vía intravenosa durante períodos largos de tiempo, también en las personas con VIH o en quienes sólo consumen alimentos cultivados en suelos que contienen poco selenio (esto se ha visto especialmente en algunas regiones de China, Tibet y Siberia).

La deficiencia de selenio se ha asociado con varias condiciones:

  • La enfermedad de Keshan que lleva al desarrollo de una anomalía del miocardio.
  • La enfermedad de Kashin-Beck, la cual ocasiona una dolores en las articulaciones y en los huesos.
  • El cretinismo endémico mixedematoso, el cual puede ocasionar discapacidad intelectual.
  • Algunos trastornos gastrointestinales que pueden afectar la capacidad del cuerpo para absorber el selenio. Por ejemplo, la enfermedad de Crohn.
  • Ocasionalmente en pacientes en hemodiálisis o en pacientes con SIDA, diarrea y malabsorción.

Varias investigaciones sugieren que aquellas personas que consumen una menor cantidad de selenio, podrían tener mayor riesgo de padecer cánceres de varios tipos como: cáncer del colon, cáncer del recto, cáncer de próstata, cáncer de pulmón, cáncer de vejiga, cáncer de esófago y cáncer del estómago. Pero no queda claro si tomar suplementos de este mineral reducen el riesgo de desarrollarlos. Es necesario realizar más estudios en este campo.

Algunos estudios sugieren que las personas (en especial las mujeres) con niveles bajos de selenio y yodo, podrían desarrollar problemas de la tiroides. Sin embargo, no se ha determinado si tomar suplementos de selenio puede ayudar a reducir el riesgo de la enfermedad de la tiroides.

Efectos secundarios y precauciones

Por otro lado, el exceso de selenio en la sangre puede causar una afección llamada selenosis, la cual puede causar pérdida del cabello, problemas en las uñas, náuseas, diarrea, aliento a ajo, irritabilidad, fatiga y daño nervioso leve. Sin embargo, la toxicidad por selenio es rara.

Antes de tomar suplementos de selenio es importante que hables con tu médico. La mayoría de las personas, a menos de que tengan un problema médico como los mencionados, obtienen suficiente selenio de los alimentos.

Si estás embarazada y/o lactando es muy importante que recibas la cantidad suficiente de vitaminas y minerales ya que el crecimiento y el desarrollo adecuados del bebé dependen de que la madre obtenga los nutrientes que ella necesita para proporcionárselos al bebé. Sin embargo, más no siempre es mejor. El exceso de un suplemento, como en el caso del selenio puede ser dañino para el feto y para la madre. Según la Clínica Mayo, algunos estudios en animales indican que el selenio puede causar defectos de nacimiento cuando se administra en dosis elevadas.

La cantidad que se necesita de cada vitamina diariamente, depende de la edad, del sexo y de factores como el embarazo, la lactancia y otras condiciones ( a veces, si hay alguna enfermedad). Por esto es muy importante que le preguntes a tu médico qué cantidad es la adecuada para ti y si necesitas tomar suplementos. Además ten en cuenta que la potencia puede variar, según el laboratorio que lo fabrica.

Interacciones

Algunos medicamentos pueden llegar a tener interacciones serias con el selenio. Tal es el caso de el Eltrombopag (usado para aumentar el número de plaquetas para reducir el riesgo de hemorragia en las personas que tienen trombocitopenia inmune crónica). Se debe tener precaución especial con el uso de agentes anticoagulantes y antiplaquetarios.

Otros medicamentos que interactúan con el selenio incluyen: el cisplatino, utilizado en quimioterapia; los corticoesteroides y la clozapina; los cuales pueden causar que disminuyan los niveles de selenio en el cuerpo. Se desconocen otros efectos que puedan llegar a causar cuando se usan al mismo tiempo.

El selenio podría aumentar el riesgo del cáncer de la piel (incluyendo el melanoma) y de la diabetes tipo 2, y/o aumentar tu colesterol, esta es otra razón por la que no se deben tomar los suplementos de selenio a la ligera. Y no se recomiendan en pacientes con hipotiroidismo.

El selenio puede afectar los niveles de azúcar en la sangre. Se sugiere poner atención al usar medicamentos que también afecten esos niveles. No se recomienda si tomas pastillas anticonceptivas. Este mineral también puede interactuar con hierbas y suplementos antioxidantes, antiinflamatorios, con la coenzima Q10, con suplementos para reducir el colesterol y con el calcio, entre otros.

Si tomas algún otro suplemento, medicamento, bebes alcohol y/o usas tabaco, es importante que se lo menciones a tu médico antes de tomar selenio. Él o ella te podría mencionar otras interacciones que puedan existir con el selenio.

Aunque se venda sin receta, como otros suplementos, minerales, vitaminas y hierbas, tiene efectos en el cuerpo que pueden no ser positivos y lo ideal es que consultes con un profesional antes de que lo tomes.

 

Imagen © iStock / tamara_kulikova

Comentarios