Comparte este artículo:

Ya sabemos que la leche materna es el mejor alimento para tu bebé y el más completo alimento. Además de los beneficios nutricionales y emocionales de la lactancia materna, hay evidencia que confirma que amamantar beneficia el desarrollo del cerebro de los bebés. Si buscabas más razones para amamantar, ¡no dejes de leer!

La leche materna es el alimento perfecto para tu bebé. Es como una vacuna natural que lo protege contra muchas infecciones, virus y bacterias. Los anticuerpos que le transmites a tu bebé a través de tu leche, son precisamente aquellos que necesita para combatir los peligros que existen en su medio ambiente. Así, por ejemplo si estás enferma con un virus leve, debes seguir amamantando a tu bebé, pues en lugar de contagiarlo, le estás transmitiendo las defensas que tu cuerpo ha creado para combatir a ese virus. ¿No es increíble? La ciencia no ha podido reproducir las cualidades  y beneficios personalizados de la lactancia de ninguna manera, y la leche materna sigue siendo objeto de estudio y admiración por sus cualidades.

Además de ser algo natural, amamantar le ofrece a tu bebé la combinación ideal de nutrientes como vitaminas, proteínas y grasas. Como si esto fuera poco, la leche materna cambia su composición a medida que crece el bebé, es decir, que se ajusta a sus necesidades en sus diferentes etapas de desarrollo.

Otros beneficios maravillosos de la lactancia incluyen:

• Bebés más saludables: los bebés que son alimentados exclusivamente con leche materna por al menos los primeros seis meses de vida, no van al pediatra por infecciones en el oído, ni molestias respiratorias o intestinales (esto último porque la leche materna es más fácil de digerir). Incluso, si llegara a enfermarse un bebé amamantado, se recupera más rápido y los síntomas son más leves. En general, los bebés que toman leche materna también padecen menos alergias a los alimentos, al ambiente y en la piel.

• Prevención de la obesidad: Debido a que la cantidad de leche que tu bebé consume es auto regulada y contiene la nutrición precisa, tu bebé aumentará el peso necesario y no correrá el riesgo de engordar más de lo normal. Esta ventaja se mantiene hasta la adolescencia y la vida adulta.

• Mayor coeficiente intelectual: Varios estudios han demostrado que la lactancia materna está relacionada con un coeficiente intelectual alto y promueve un mejor desarrollo de las habilidades verbales y de otras destrezas.

Y sumado a esto, un estudio realizado en la Universidad Brown y publicado en la edición online de la revista NeuroImage, demuestra que dar pecho contribuye al desarrollo cerebral más significativo en el bebé.

Para llegar a esta conclusión, los autores del estudio examinaron el desarrollo del cerebro de 133 bebés y niños entre los 10 meses y los 4 años a través de resonancias magnéticas (IRM).

Se observó que aquellos niños que al cumplir dos años habían sido amamantados exclusivamente durante al menos tres meses de vida, tenían un mayor desarrollo en partes importantes del cerebro relacionadas con el lenguaje, las emociones y la capacidad de pensamiento en comparación con aquellos bebés que fueron alimentados con leche de fórmula o una combinación de leche de fórmula y leche materna.

Las diferencias en el crecimiento de la materia blanca del cerebro eran de un 20 a un 30 por ciento. Adicionalmente, cuando los niños fueron mayores, se les hicieron pruebas para medir su capacidad de pensamiento y encontraron que en los niños amamantados había un mejor desempeño en el lenguaje, mayor control motor y mayor percepción visual.

Y como si estos hallazgos no fueran suficientemente maravillosos, también se encontró que los bebés amamantados durante más de un año de vida tenían un desarrollo cerebral mucho más significativo en las áreas del cerebro que controlan las habilidades motoras en comparación con aquellos bebés que recibieron pecho por menos de un año.

Así las cosas, no hay duda alguna de que amamantar es el mejor regalo que puedes darle a tu bebé. Recuerda que la lactancia también proporciona muchos beneficios a las mamás. Entre ellos, menor riesgo de desarrollar diabetes tipo 2, cáncer de mama, cáncer de ovario, menos probabilidad de depresión postparto y ayuda a recuperar el peso anterior al embarazo de manera más rápida.

Si tienes dudas acerca de cómo amamantar a tu bebé, consultar con tu médico o un especialista en lactancia. Si te cuesta trabajo al principio, ¡no te des por vencida! Ten en mente todos los beneficios que trae la lactancia tanto para ti como para la salud y el desarrollo cerebral de tu bebé.

 

Imagen © iStock / Jose Girarte

Comentarios