Comparte este artículo:

Las ampollas son unas bolsitas en la piel llenas de un líquido que se llama serosidad. El líquido se forma como reacción a algo que lastima la piel. Si no se rompe la ampolla, la serosidad protege a la piel en lo que se alivia.

Las ampollas pueden ser causadas por irritaciones (por fricción, químicos, frío o calor), quemaduras, infecciones, alergias (como la dermatitis por contacto, enfermedades de la piel (como el virus del herpes simple o el de varicela zóster) o como efecto secundario de algunos medicamentos.

Las ampollas causadas por irritación normalmente desaparecen solas en pocos días. Pero si causan comezón o dolor o si duran más de un par de días, consulta a tu médico. Pueden requerir tratamiento con cremas corticoesteroides, medicamentos antivirales, restricciones dietéticas o lociones de venta libre.

 

Imagen © iStock / Peter Hermes Furian

Comentarios