Comparte este artículo:

Durante una relación sexual nunca se sabe lo que puede pasar. El condón se rompió, la pasión te agarró desprevenido y no te protegiste, o después te diste cuenta que tú o tu pareja se había olvidado de tomar la pastilla anticonceptiva. ¿No quieres un embarazo? Para esos casos, existen unos anticonceptivos de emergencia que te pueden ayudar. ¡Entérate pronto y reacciona rápido!

Aunque actualmente hay varios métodos anticonceptivos, accesibles y fáciles de usar, ocasionalmente fallan. Por eso existen los anticonceptivos de emergencia. También ayudan a reducir el riesgo de un embarazo no planeado debido a un descuido, un olvido o un accidente. Incluso, si el médico lo autoriza, pueden usarse cuando una mujer ha sido víctima de violación. Pero, como su nombre lo indica, deben ser utilizados para una emergencia y no como métodos de anticoncepción regular.

¿Cómo funcionan los anticonceptivos de emergencia?

Para entender cómo funcionan, recordemos primero que cuando entra el semen en el cuerpo de la mujer, los espermatozoides inician un recorrido en el interior en busca de un óvulo para fecundar, y pueden tardar algunos días hasta encontrarlo (claro, si has ovulado). Y luego, pueden tardar otro tiempo mientras el óvulo fecundado se implanta en el útero, que es cuando se inicia oficialmente un embarazo.

Eso quiere decir que, después de una relación sexual sin protección, todavía hay un tiempo para evitar un embarazo no deseado. Y es ahí cuando entran los anticonceptivos de emergencia, pues actúan en el cuerpo de la mujer para evitar que el espermatozoide encuentre un óvulo y lo fecunde (fecundación), o que el óvulo fecundado se implante en las paredes del útero (implantación).

Los métodos anticonceptivos de emergencia son dos: las píldoras anticonceptivas y el dispositivo intrauterino (DIU). Las primeras también se conocen como la “píldora del día después” y, al igual que las pastillas anticonceptivas, contienen hormonas (estrógenos y progestina) pero en dosis mayores. Las píldoras que contienen estrógenos buscan evitar que ovules, y las que contienen sólo progestina buscan evitar la fecundación o la implantación.

El DIU es un pequeño dispositivo de cobre que se coloca dentro del útero de la mujer y que puede durar entre cinco y diez días. Aunque no puede evitar que haya ovulación, cuando se inserta después de la relación sexual sí puede evitar que haya fecundación o implantación.

¿Cómo se usan?

¡Rápido! Recuerda que no tienes mucho tiempo antes de que un posible embarazo suceda, así que entre más pronto los uses, mejor.

Las píldoras, por ejemplo, deben tomarse en un plazo máximo de 72 horas después de haber tenido relaciones sexuales. Incluso pueden tomarse inmediatamente y no necesitas esperar hasta “el día después”. Aunque depende de qué tipo de píldoras compres, generalmente constan de dos pastillas que se toman en dos dosis con un espacio de 12 horas entre una y otra. Afortunadamente las puedes encontrar fácilmente en muchas farmacias y se pueden comprar sin receta médica, cuando eres mayor de 18 años. Para menores de 18 años, tu médico te las puede recetar.

El DIU, en cambio, puede usarse en un plazo máximo de 7 días después de la relación sexual. Pero éste sí debe ser insertado por un médico.

¿El usarlos es lo mismo que abortar?

¡No! Muchas personas confunden especialmente la “píldora del día después” con la “píldora para abortar” (Mifeprex o RU-466), y no son lo mismo. Recuerda que los anticonceptivos de emergencia justamente evitan que se inicie el embarazo, pero no pueden hacer nada cuando el óvulo fecundado ya se ha implantado en las paredes del útero. Por el contrario, la otra píldora (Mifeprex o RU-466), sí tiene como objetivo la de terminar con un embarazo en las primeras semanas. Esta última requiere de receta médica.

¿Son efectivos?

Hasta el momento se ha comprobado que los dos métodos anticonceptivos de emergencia son efectivos, cuando se usan en el momento adecuado. Por ejemplo se sabe que el DIU es efectivo en un 99.9% de los casos cuando se usan dentro de los 7 días después de la relación sexual. Y en cuanto a la píldora, se sabe que son efectivas en 7 de cada 8 casos, y algunos fabricantes aseguran el 80% de eficiencia.

¿Tienen efectos secundarios?

Aunque son generalmente seguros, los anticonceptivos de emergencia sí pueden tener algunos efectos secundarios. El DIU, por ejemplo, puede causar un pequeño sangrado entre los períodos menstruales. Y las píldoras pueden causar malestares en algunas mujeres que incluyen: dolor abdominal, dolor de cabeza, cansancio, mareo, náuseas y cambios o irregularidad en el período menstrual transitorios. Las píldoras anticonceptivas que sólo contienen progestina (Plan B son las más conocidas) causan menos molestias. Por cierto, su médico te puede recetar algo para la náusea.

¿Quiénes NO deben usar los anticonceptivos de emergencia?

No se recomiendan en las mujeres que padecen de cáncer del seno o que alguna vez han tenido coágulos de sangre. Tampoco si ya saben que están embarazadas. En el caso de una violación o de que la mujer tenga una ETS (enfermedad de transmisión sexual), no se recomienda usar el DIU.

Si tienes dudas, es mejor consultar con tu médico para que te asesore. Y te recuerdo, que los anticonceptivos de emergencia no deben convertirse en tu método anticonceptivo regular. Como su nombre lo indica, se deben utilizar únicamente para emergencias.

 

Ultima revisión: 2017

Copyright © 2017 Vida y Salud Media Group. Todos los derechos reservados.

Imagen © iStock / areeya ann

Comentarios