Comparte este artículo:

Que una mujer diga que le duele la cabeza como excusa para no tener sexo, probablemente es común.

Le apuesto a que su pareja ya no le cree cuando después de llegar del trabajo, usted se deja caer sobre la cama con ganas de todo, menos de una noche de pasión. Pero aunque él no le crea, es cierto que las tensiones de la vida diaria provocan molestos dolores de cabeza. Y aunque usted no lo crea, esas propuestas indecentes de él, pueden ser el mejor remedio para quitarle el dolor.

Por otro lado, mis pacientes a veces me preguntan algo que a primera vista parece descabellado: “¿duele la cabeza durante el sexo?” Teniendo en cuenta la teoría anterior, podría sonar raro decir que sí. Pero como nada es absoluto, está comprobado que una de cada 100 personas experimenta dolores de cabeza intensos a medida que aumenta la excitación sexual. El orgasmo, en lugar de liberarlos de todo, los visita con una tensión que se siente desde el cuello hasta la coronilla. ¿Cómo puede ser? me preguntan mis pacientes. Y yo les digo que es cierto y que para sorpresa de muchos, estos son más comunes entre los hombres. Así que ¡mujeres! manténganse atentas porque si bien estos dolores por lo general se alivian en unos minutos, pueden ser también un síntoma de algo más serio y puede ser que una aspirina no sea la mejor solución.

Por eso, conviene saber cuáles son las características de los diferentes tipos de dolor para identificarlos y consultar con su médico cuál es la mejor manera de tratarlos:

  • Por tensión: Son los más comunes y son causados por la contracción muscular. Afectan a jóvenes y adultos diariamente.
  • Migrañas: Se cree que tienen que ver con alteraciones químicas que causan dilatación de los vasos sanguíneos del cerebro. Con frecuencia se tiene historia familiar. Es un dolor severo que puede durar de 4 a 72 horas y presentarse con frecuencia variable. Otros síntomas incluyen extrema sensibilidad a la luz, ruidos u olores, náusea o vómito.
  • Hormonales: los dolores de cabeza en las mujeres se asocian con frecuencia al cambio en los niveles hormonales durante la menstruación, la menopausia y el embarazo. Las pastillas anticonceptivas también pueden ocasionarlos.
  • Por sinusitis: Este dolor se presenta en los pómulos y/o la frente. Puede acompañarse de congestión nasal, fiebre y molestia en los oídos.
  • Cefalea en racimo: Es muy rara pero es la más fuerte. Por lo general quienes la sufren no pueden ni mantenerse sentados. Se presenta detrás de un ojo y sucede dos a tres veces al día por periodos de dos semanas a dos meses.

Un dolor de cabeza puede ser síntoma de un problema serio. Necesita atención médica inmediata si nota un dolor severo y repentino, fiebre alta, dificultad para mover el cuello, confusión, si ve doble, si nota debilidad, dificultar para hablar o si el dolor no cesa a pesar de haber sido medicado. También consulte con el especialista si le dan dolores de cabeza más de 3 veces a la semana, después de un golpe, si siempre son diferentes o si empeoran cada vez más. Recuerde que la frase “¡me duele la cabeza!” no es sólo un cliché  que se usa en las comedias o en los dramas acerca del sexo, es algo que debe tomarse en serio.

Este artículo de la Dra. Aliza fue publicado originalmente en People en Español.

Copyright © Time Inc., 2008.  Todos los derechos reservados.

Comentarios