Skip to main content

La candidiasis es una infección provocada por los hongos del género Candida. Estos comúnmente viven en la boca, la vagina y el tubo digestivo y normalmente son controlados por las bacterias “amigables” que viven en el cuerpo y por el sistema inmunitario (de defensas). Sin embargo, si el sistema inmunitario está debilitado (por ejemplo por la diabetes o el SIDA) o si uno toma antibióticos, puede haber crecimiento adicional de estos hongos y la infección puede causar síntomas.

Hay varios tipos de candidiasis: Candidiasis bucal (en la boca), esofagitis, candidiasis cutánea (en la piel), infecciones vaginales por hongos, y candidiasis profunda o septicemia por cándida.

Los síntomas varían según el tipo. Pueden incluir placas blancas dentro de la boca, piel agrietada, dolor al tragar, placas rojas húmedas en la piel, picazón o ardor vaginal, secreción vaginal espesa (parecida al requesón), y dolor durante las relaciones sexuales.

Los tratamientos también varían. Incluyen medicamentos tópicos y orales.

La mayoría de los casos de candidiasis se pueden prevenir llevando un estil de vida saludable, manteniendo la piel limpia y seca, y usando los antibióticos solamente cuando y cómo el médico los recomienda. Si sospechas candidiasis y tienes una condición crónica, es importante que consultes a tu médico.

 

Imagen © iStock / PeterHermesFurian

Comentarios de nuestra comunidad