Comparte este artículo:

La temporada de huracanes ya empezó y lamentablemente promete seguir bastante activa. ¿Sabes cómo alistar tu hogar en caso de que un huracán se aproxime a tu ciudad? ¿Tienes reservas preventivas? Si no sabes cómo contestar a estas preguntas, en Vida y Salud te damos una lista de consejos para que sepas prepararte a tiempo.

Desgraciadamente los huracanes son fenómenos naturales que no se pueden evitar. Sin embargo, sí tenemos el poder de evitar que nos afecten gravemente. Después de lo que sucedió con el huracán Katrina, no queremos que la historia se repita. Y, aunque no tenemos el control sobre ellos, en la mayoría de los casos podemos evitar que las consecuencias sean desastrosas para nuestras familias.

Tan pronto sepas que un huracán se aproxima hacia tu casa, empieza a prepararte de inmediato. Los siguientes consejos de la Cruz Roja Americana te pueden ayudar.

Cuando se está formando un huracán en el mar, los sistemas meteorológicos de tu país, estado o ciudad, lanzarán una alerta. Mantente pendiente de los anuncios en el radio, la televisión y los diferentes medios de comunicación para saber cómo va avanzando la tormenta y cuáles son los riesgos de que se acerque a tu ciudad.

Si el sistema de alerta dice ADVERTENCIA, quiere decir que es probable que el huracán llegue a la zona donde vives. Y si dice AVISO, quiere decir que el huracán efectivamente llegará en las próximas 24 horas.

En caso de ADVERTENCIA de huracán

Haz un plan de desalojo. Para que estés preparado en caso de que las autoridades indiquen que se debe abandonar el área:

  • Elige varios lugares potenciales a los que te puedas ir (casa de familiares o amigos, o refugios) y habla con las personas allí para asegurarte de que te pueden recibir
  • Revisa que tu auto esté en buenas condiciones y llena el tanque de gasolina
  • Averigua acerca de otros medios de transporte (tren, bus o camión)
  • Compra un mapa para orientarte en las carreteras
  • Haz una lista de teléfonos importantes como la policía de carreteras o los números de las personas que te recibirán.

Compra suministros de supervivencia. Después de un huracán, es muy probable que no haya electricidad, gas, ni servicio de agua potable, o que no abran los supermercados por algunos días. Por eso necesitas tener lo necesario para pasar el tiempo. Antes de que se agoten en las tiendas o de que sea demasiado tarde, asegúrate de tener lo siguiente:

  • Radio con baterías
  • Linternas o lámparas de baterías y, por supuesto… muchas baterías de repuesto
  • Comida que no se dañe y que sea fácil de preparar, como comida empacada y enlatada
  • Leche de fórmula para los bebés de la familia
  • Agua. Mínimo 3 galones (12 litros) de agua por persona, pensando en que cada persona usa 1 galón por día, ya que el servicio de agua podría tardar en volver mínimo 3 días
  • Botiquín de primeros auxilios
  • Repelente de insectos
  • Protector solar
  • Capas impermeables para toda la familia
  • Si alguien en tu familia necesita medicamentos diariamente, asegúrate de tener suficientes o compra de antemano algunas reservas

Alístate para proteger tu casa. Cuando dan la señal de advertencia, todavía tienes un tiempo para planificar cómo vas a proteger tu casa antes de que den el aviso.

  • ¿Con qué vas a cubrir las ventanas? Revisa que las tormenteras (shutters en inglés) estén funcionando para cuando las vayas a instalar, o compra tablas de madera contrachapada de media pulgada de grosor y coloca soportes para que puedas instalarlas rápido.
  • Corta algunas ramas de los árboles cercanos a tu casa para permitir que el viento circule y no los tire. Empieza especialmente por las ramas más viejas o las más peligrosas.
  • Revisa cómo puedes desconectar los servicios de agua, de electricidad y de gas, para que lo puedas hacer rápidamente si las autoridades te lo piden.

En caso de AVISO de huracán

  • Instala las tormenteras para proteger tus ventanas.
  • Mete a tu casa todos los adornos que tengas afuera y los muebles del patio o del jardín.
  • Mete en bolsas de plástico ropa seca para toda la familia, ropa de cama y bolsas de dormir. De preferencia ropa y zapatos impermeables.
  • Alista los productos de aseo que vayan a necesitar: jabón, pasta dental, papel higiénico, pañales y otros artículos especiales que necesiten los niños, las mujeres y los adultos mayores.
  • Alista los medicamentos que necesites con urgencia.
  • Alista un juego de llaves adicional para la casa y para el auto, y dáselo a otro adulto responsable de la familia.
  • Ten a mano dinero en efectivo, todos los documentos legales (de la casa, del auto, documentos de identificación, tarjetas de los diferentes seguros) y la lista de teléfonos de emergencia.
  • Si te ordenan desalojar, hazlo de inmediato.
  • Si no te ordenan desalojar, reúne a toda tu familia en el centro de la casa, lejos de las puertas y las ventanas.

Recuerda que lo importante durante un huracán es cuidar tu vida y la de tu familia. Es maravilloso si puedes proteger tu casa, pero entiende de antemano que es posible que sufra daños y que no vale la pena arriesgar tu vida por protegerla. ¡La vida es lo primero!

Para más información sobre huracanes de la Cruz Roja Americana, haz clic aquí.

Originalmente publicado el 11 de julio, 2010

Imágen © iStockphoto.com /Borislav Gnjidic

Comentarios