Comparte este artículo:

Ahora, con el inicio de las clases, los maestros y padres se están preparando para una posible oleada de la gripe por el virus H1N1 del 2009. Con presupuestos extendidos al máximo, algunos distritos escolares no tendrán los fondos para implementar simples medidas para la prevención de la gripe; con suministros limitados de jabón de manos, desinfectantes para limpiar los escritorios; o incluso personal de limpieza que se encargue de limpiar las superficies y sacar la basura cuando termina la jornada. Agrega a esta situación que las escuelas son, generalmente, el centro de propagación de una enfermedad contagiosa y que los niños no siempre ponen en práctica las técnicas de prevención. Con un promedio de solo tres pies de espacio personal por cada niño en la escuela, son muchos gérmenes en un área reducida.

Este año, al enfrentar la gripe por el virus H1N1 y la gripe estacional, los padres deben estar particularmente atentos e incentivar a sus niños para que sigan los mismos pasos básicos de prevención que se les ha enseñado a seguir en casa. A continuación, encontrarás medidas adicionales que pueden prevenir la gripe en las escuelas y guarderías infantiles.

Enséñale a tus niños: Los padres necesitan preparar a los niños con el conocimiento y las herramientas necesarios para ayudar a prevenir la propagación de la gripe por el virus H1N1 y otras enfermedades contagiosas. Refuerza las mismas técnicas de prevención que están usando en su hogar, como el lavado de manos frecuente y cubrirse, al toser o estornudar, con pañuelos desechables o con el codo. Alienta esta práctica en la escuela y en la comunidad en general.

Prepara un paquete de herramientas: Asegúrate de que tus niños tengan las herramientas que necesitan para mantenerse sanos. Si es que la escuela del niño lo permite, prepara un equipo con desinfectante para manos a base de alcohol o una barra de jabón en la mochila de tu hijo y recuérdale que lo utilice frecuentemente durante el día. Averigüa si puedes donar suministros a su escuela, como toallitas desinfectantes desechables, desinfectante para manos a base de alcohol o incluso agregar estos artículos a la lista de suministros de la escuela.

Tómate un día por enfermedad: Un estudio reciente de Archives of Pediatrics and Adolescent Medicine, mostró que, en una escuela de Seattle, por cada cien niños, la gripe representa aproximadamente 20 días más que los padres debieron faltar al trabajo1. Si tu niño se siente enfermo, no permitas que asista a la escuela, a las actividades fuera del horario escolar o deportes. Limita la exposición a otros niños y parientes hasta que se haya recuperado.

Levanta la mano: Conversa con el maestro de tu hijo sobre la desinfección del salón de clases y comunícate con las personas con las que tu hijo tiene contacto, incluyendo al conductor del autobús escolar, las personas que sirven el almuerzo en la cafetería y el personal a cargo de las actividades fuera del horario escolar, a fin de compartir sugerencias para la prevención de la gripe. La enfermera de la escuela de tu hijo también puede ser una gran aliada en la lucha contra la gripe por el virus H1N1 del 2009, debido a que ella representa la primera línea en la prevención de la gripe en la escuela.

Para más información, haz clic aquí:  http://archpedi.ama-assn.org/cgi/content/full/156/10/986

Comentarios