Comparte este artículo:

Si quieres que tu sonrisa luzca perfecta y que tus dientes duren toda una vida, debes tener cuidado no solamente con la limpieza y la higiene bucal, sino además con lo que te llevas a la boca. Esto quiere decir… ¡menos azúcar!  Sigue leyendo y te enterarás de cuánta puedes ingerir.

Teresa quedó sorprendida en su última visita al dentista. Ella mantiene excelentes hábitos de higiene bucal. Se cepilla los dientes cada vez que come, usa hilo dental y termina la rutina con un enjuague que le deja la boca bien fresca. Sin embargo, en su última consulta con el dentista le encontraron dos caries. ¿En dónde estuvo su error?

Aunque Teresa no es fanática de los caramelos, descubrió que algunas de sus costumbres alimenticias, como acompañar sus comidas con bebidas gaseosas (refrescos o sodas), café debidamente endulzado,  y las mentitas que mantiene en el bolsillo (y en la boca) para “evitar el mal aliento”,  fueron las causantes de sus caries.  Por eso su dentista le recomendó una dieta baja en azúcar.

El consejo de reducir el consumo de azúcar para mantener una mejor salud oral  no es nuevo. Desde 1990, la Organización Mundial de la Salud (OMS) sugirió que el consumo de “azúcares libres”  se mantuviera a menos  del 10 por ciento de la ingesta total de calorías diarias.   Los azúcares libres son azúcares que se agregan a los alimentos por el fabricante, el cocinero o consumidor; además de los que se encuentran de forma natural en la miel, jarabes, jugos o zumos de frutas y concentrados de frutas.

Y ahora, más recientemente, un estudio realizado por unos investigadores de la Universidad de Newcastle sobre los efectos de los azúcares en la salud oral, recomendó nuevamente la reducción de los aditivos dulces o azúcares libres en los alimentos, para reducir la caries a nivel mundial.

La caries dental es la segunda enfermedad más frecuente en los Estados Unidos (superada solamente por los resfríos).  Esta se inicia cuando las bacterias, el ácido, los residuos de la comida y la saliva se combinan en la boca para formar una sustancia pegajosa llamada placa la cual se adhiere a los dientes.  La placa produce ácidos que atacan el esmalte de los dientes. Si no desarrollamos un plan de salud oral diaria, el resultado, además de la caries, puede ser  la pérdida de los dientes.

El estudio de la Universidad de Newcastle, encargado por la OMS,  indicó que, cuando menos del 10% de las calorías totales de la dieta se compone de azúcares libres,  hay niveles mucho más bajos de caries.  Los investigadores fueron más lejos, sugiriendo que reducir esta cifra a menos del 5% de las calorías  (alrededor de cinco cucharaditas al día), sería incluso mejor pues  minimizaría el riesgo de caries por toda la vida.

Según los investigadores, es necesario cambiar la costumbre que se mantiene, sobre todo en los países industrializados, de consumir bebidas azucaradas y alimentos endulzados. El consumo de estos productos, hace más difícil la prevención de las caries, aún cuando las personas tengan acceso a agua y a pasta dental con fluoruro.  “Sin duda el fluoruro protege los dientes contra la caries, pero no elimina la caries dental pues no se deshace de su causa: los azúcares libres”, indicaron los conductores del estudio.

Así es que ya lo sabes,  si quieres mantener una sonrisa perfecta hasta la vejez, no te limites a mantener buenos hábitos de higiene oral, también pon mano firme a las golosinas y a los alimentos ricos en azúcar. Como recomienda la OMS ¡Bastan cinco cucharaditas para endulzarte el día!

 

Imagen © iStock / Anthony Rosenberg

Comentarios