Skip to main content

Una de las mejores formas de evitar el contagio de las enfermedades es lavándose las manos. Esto es porque en todos lados existen organismos que no podemos verlos a simple vista pero que son capaces de transmitirnos enfermedades. Entre esos micro-organismos se encuentran los gérmenes: virus y bacterias, que son responsables de muchas enfermedades e infecciones, como la gripe (la influenza) y algunos tipos de gastroenteritis infecciosas que causan diarreas, náuseas, vómitos y fiebre, entre muchas otras.

Lavarse las manos es algo fácil de hacer, pero no sólo es cuestión de mojarse un poco con agua, también se necesita jabón y frotarse bien para eliminar cualquier impureza que haya sobre ellas. Si no tienes agua y jabón a la mano, puedes usar las jaleas desinfectantes a base de alcohol.

Lo que no necesitas son los jabones antibacterianos (como los que contienen triclosán). Los estudios demuestran que los jabones comunes y corrientes son igual de efectivos para reducir la contaminación bacteriana. Y, además, los antibacterianos están contribuyendo a que los microbios se vuelvan más resistentes, cosa que nos pone a todos en más peligro en el futuro.

Lávate bien las manos y enséñales a tus hijos la importancia de hacerlo. Pero no gastes más en los productos antibacterianos que tienen más riesgos que ventajas.

 

Imagen © iStock / Victor Brave

Comentarios