Comparte este artículo:

Los defectos cardiacos congénitos o las malformaciones cardíacas de nacimiento afectan a cerca de 40,000 bebés cada año tan solo en los Estados Unidos. En el mundo, los defectos congénitos del corazón son considerados como el defecto de nacimiento más común y la causa principal de muertes relacionadas con las malformaciones congénitas. No dejes de leer esta columna para que te enteres qué pasa cuando un bebé nace con un problema en el corazón.

Poco después de la concepción, empieza a desarrollarse el corazón del bebé. Por lo general, a las pocas semanas del embarazo, ya puede detectarse su latido a través de un ultrasonido y es la prueba más firme de que hay un bebé en camino.

Durante el embarazo, puede que el desarrollo del corazón (en su estructura) tenga problemas que pueden ser desde leves hasta complejos. De cualquier modo, a estos problemas se les denomina defectos cardíacos congénitos porque están presentes desde el nacimiento del bebé.

Pero ¿qué significa tener un problema estructural del corazón? Los defectos o malformaciones congénitas del corazón pueden afectar ya sea: las válvulas cardíacas, las paredes del corazón, las arterias y/o la venas cercanas al corazón. Estos problemas, dependiendo del lugar en el que se presenten, pueden ocasionar que el flujo de sangre no circule normalmente a través del corazón y se haga más lento; que vaya en la dirección equivocada o que esté completamente bloqueado.

Dependiendo de la gravedad y el lugar de la malformación cardíaca se determina qué tipo de tratamiento se requiere: medicamentos, otros procedimientos médicos, cirugía o incluso, en muy pocos casos, trasplante del corazón. Para seleccionar el tratamiento de la malformación congénita también se considera la edad del bebé, su tamaño y su salud en general.

Cuando la malformación congénita no es grave, es probable que no se necesite tratamiento, ya que en muchos casos se puede corregir por sí sola.

¿Cómo se puede saber si tu bebé tiene un defecto congénito en el corazón o un defecto cardiaco congénito?

En ocasiones, estas malformaciones se pueden detectar durante un examen médico rutinario. Incluso pueden detectarse antes del nacimiento. También cuando ya son niños o en la adultez. Sin embargo, en la mayoría de las ocasiones, un problema del corazón puede manifestarse a través de ciertas señales o síntomas en el momento del nacimiento y durante los primeros días de vida. Toma nota para que estés alerta:

  • Problemas para respirar
  • Tono azulado en la piel
  • Uñas y labios morados
  • Problemas de alimentación, poco apetito
  • Fatiga o cansancio
  • Inflamación (hinchazón en el abdomen) o alrededor de los ojos
  • Pulso acelerado

Si el pediatra sospecha que puede haber un defecto congénito  en el corazón, puede confirmar o descartar este diagnóstico a través de varios estudios:

  • Un examen físico que incluya escuchar el corazón con un estetoscopio
  • Una radiografía del tórax
  • Un electrocardiograma para verificar los patrones de latido del corazón
  • Un ecocardiograma que obtiene imágenes del corazón usando ondas de sonido
  • Una cateterización cardíaca que consiste en insertar un tubo muy delgado en la vena para evaluar el funcionamiento del corazón.

Las posibilidades de tener un bebé con malformaciones congénitas del corazón pueden aumentar si la mujer embarazada toma alcohol, fuma o consume drogas.

También si la mujer contrae rubeola u otras enfermedades virales durante el embarazo, toma medicamentos contraindicados o está expuesta a sustancias ambientales perjudiciales.

La mejor manera de prevenir estos defectos congénitos del corazón en tu bebé es llevar un embarazo sano y controlado en caso de tener alguna condición crónica como diabetes o sufrir de convulsiones. No debes tomar medicamentos, suplementos o hierbas sin supervisión médica ni consumir alcohol o drogas. Es importante que si estás pensando quedar embarazada, tomes 400 microgramos de ácido fólico al día (idealmente empezando 3 meses antes de empezar a tratar de quedar embarazada) para prevenir defectos congénitos en general.

De cualquier manera, si a tu bebé le detectan un problema del corazón al nacer, no pierdas la esperanza. La ciencia ha avanzado mucho y existen muchos tratamientos para diferentes tipos de malformaciones cardiacas congénitas. Muchos niños que nacen con defectos cardíacos de nacimiento graves pueden tener vidas totalmente normales, largas y felices.

Imágen © iStockphoto.com / 1joe

Comentarios